Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYO

El PP desaloja al PSOE del poder local y autonómico

Los populares superan a los socialistas en casi todas las capitales y en 11 de 13 autonomías

España decidió ayer girar a la derecha. El partido de José María Aznar obtuvo una contundente victoria sobre los socialistas y los desalojó de importantes ayuntamientos y comunidades autónomas. Los populares han sido los más votados en 40 capitales -en 32 por mayoría absoluta- y superan al PSOE en 11 de las 13 autonomías que renuevan parlamentos. El PP revalida así su primer triunfo en unas elecciones de ámbito general -las europeas del pasado año-, mientras el PSOE sufre un nuevo varapalo, del que también IU se beneficia. Con este panorama, España abrió ayer una compleja fase política de difícil manejo: Felipe González tiene enfrente a una oposición, incluida la nacionalista, que domina y controla el poder local y autonómico. Resultados similares a los de ayer darían la mayoría al PP en unas elecciones generales.

El PP dio ayer un paso fundamental en su objetivo de convertirse en la fuerza hegemónica en España. La mayoría de las grandes ciudades pasan a manos de la derecha, que barrió en 10 de las 13 autonomías en juego. Los socialistas, entre tanto, prosiguen su imparable descenso y, tras la consulta de ayer, ya puede hablarse de reductos del PSOE, que se concretan en Extremadura, Castilla-La Mancha y alguna gran ciudad significativa, como Barcelona y La Coruña.Aznar, que plantó estas elecciones como unas primarias, ha conseguido un apoyo que sitúa contra las cuerdas a Felipe González, noqueado por los escándalos de corrupción de los últimos años. El PP se situó en las elecciones municipales de ayer más de 4 puntos y un millón de votos por encima de los socialistas: fue el partido más votado en 40 capitales, en 32 de ellas por mayoría absoluta. Revalidó, aunque rebajada, una ventaja que ya saboreó en las europeas del pasado año (40,1% de votos el PP y 30,8% el PSOE), cuando el PSOE sufrió su primera derrota desde 1982.

La victoria del PP, el desplome socialista y el notable ascenso de IU -sube más de tres puntos respecto a 1991- han derivado en importantes vuelcos electorales en toda España. Algunos de los más significativos, en Madrid, Andalucía, Aragón y Valencia. Los populares no sólo conservan los ayuntamientos de Madrid y Valencia, sino que, además, arrebatan a los socialistas los gobiernos municipales de Zaragoza, Valladolid, Vigo, Alicante o Las Palmas. Resultados similares se produjeron en el terreno autonómico: el PP se elevócon mayoría absoluta en cinco comunidades y fue ayer el más votado en 10 de las 13 comunidades en litigio. Los socialistas -los más votados en nueve comunidades en 1991- sólo consiguen ser los más votados en Castilla-La Mancha (con el escrutinio al 95% mantenían la mayoría absoluta), y Extremadura, donde pierden esa mayoría.

En un clásico bastión socialista como Andalucía desaparecen las mayorías absolutas del PSOE. En Málaga, hasta ayer dominada por los socialistas, la batalla entre Celia Villalobos(PP), Antonio Romero (IU) y Eduardo Martín Toval (PSOE) se salda con un rotundo triunfo de la primera y el desastre del tercero, que tendrá que apoyar a Romero si quiere impedir un gobiemo popular. En Cádiz, Teófila Martínez (PP) también fulminó la mayoría absoluta socialista. En Sevilla, el PP fue el partido más votado, aunque los socialistas han salvado la cara retrocediendo pocas posiciones.

Otro importante vuelco se produce en Zaragoza, donde la popular Luisa Fernanda Rudi barrió a los socialistas. En Valencia, Rita Barberá (PP) seguirá en la alcaldía, pero esta vez con más votos que el PSOE.

En el terreno autonómico, la vuelta a la tortilla es más clara. El PP no sólo consolida las mayorías absolutas que tenía en Baleares y Castilla y León, sino que las consigue en Madrid, La Rioja y Murcia, de cuyos gobiernos desaloja al PSOE. El PP también fue el más votado en Valencia -Joan Lerma sufrió aquí un gravísimo traspiés- y Aragón. Las dos autonomías, dirigidas ayer por el PSOE, pasarán al control de lospopulares si son apoyados por los regionalistas.

El fracaso del PSOE se materializa también en favor de IU, sobre todo en Madrid y Andalucía, aunque algunos sondeos les presagiaban mejores expectativas.

El PSOE sólo mantiene sus trincheras allá donde han presentado batalla alcaldes emblemáticos o históricos del partido. Así, el particular duelo barcelonés entre el alcalde socialista Pasqual Maragall y Miquel Roca, de CiU, se resolvió a favor del primero y, de paso, en contra de Jordi Pujol. Un ejemplo similar se produjo en La Coruña, donde Francisco Vázquez continuará gobernando la ciudad. En el campo autonómico, sólo en Castilla-La Mancha y Extremadura salvan la cara los socialistas de la mano de José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, respectivamente, que podrán seguir al frente de esos gobiernos convirtiéndose en únicos barones regionales de referencia para su castigado partido. En Asturias, el PSOE podrá seguir gobernando con el apoyo de IU aunque no fue el partido más votado.

Ayer, los socialistas presidían, además del Gobierno central, nueve comunidades -incluida Andalucía, que no renueva parlamento- y tenían más votos que el PP en 11 de los 20 ayuntamientos más significativos. A partir de hoy, el PSOE sólo podrá gobernar en cuatro autonomías y en otros tantos de los 20 ayuntamientos. El PP dirigía hasta ayer cuatro comunidades, incluida Galicia. Ahora podrá hacerlo en nueve. España ya es de derechas, aunque en La Moncloa siga un socialista, al menos hasta las próximas generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995