Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓN

La Real, alcanza el éxtasis

Kodro marca tres goles y aleja al Athletic de la UEFA

La fiesta del fútbol vasco no fue solidaria: uno se divirtió y el otro no. A decir verdad, la Real Sociedad llegó al éxtasis y el Athletic padeció hasta el infinito, desde el primer al último minuto, convertido a las primeras de cambio en un guiñapo futbolístico. De tanto pensar en Europa el Athletic se olvidó de San Sebastián y acabó perdiendo lo uno y lo otro y sometiendo a su afición a una humillación excesiva.La historia se resolvió en 20 minutos. En ellos el Athletic exhibió una indolencia defensiva abrumadora. Larrainzar dio la voz de alarma cuando Kodro le robó la espalda, la cartera y el amor propio, desnudando el sistema defensivo rojiblanco hasta dejarlo en absoluto ridículo.

El primer gol demostró que la defensa del Athletic opositaba a una suspensión de empleo y sueldo. El segundo gol extendió la sanción al centro delcampo. Todos los demás fomentaron el despido del conjunto entero.

La Real Sociedad tiene siempre una deuda pendiente con el Athletic. Es su partido del año y a él confía todo su orgullo y condición. Ayer le salió el fútbol por arrobas y humilló a su rival no sólo con goles, sino con una lección futbolística que el Athletic deberá guardar en vídeo para siempre.

Primero le estrechó el terreno y después le enseñó un muestrario completo de triangulaciones, verticalidad y, sobre todo, de como robar el sitio a la defensa. En ello Kodro, Karpin, Idiaquez y De Pedro demostraron una maestría insospechada. A decir verdad, la Real Sociedad dispuso un equipo completo a la ofensiva. Si se descuenta a Imaz y Loren, preparados para el trabajo sucio, el resto se aplicó al balón y a la creación de espacios con una decisión invulnerable.

Fue una Real Sociedad pletórica y un Athletic patético.

Imaginar por un instante que el primero eludía con la victoria la promoción de descenso y el segundo disputaba los puestos europeos se antojaba un milagro o un chiste del destino.

El Athletic se limitó a imitar al Logroñés, que 15 días antes había paseado su ingratitud por el estadio de Anoeta. Pero al menos los riojanos se llevaron menos goles. Eso sí, vestían la misma camiseta.

En verdad, hubo espectáculo y del bueno, pero no hubo partido. Para lo primero basta con un equipo, para lo segundo se necesitan dos y ayer sólo hubo un conjunto en el campo. La Real Sociedad se llevó el derbi vasco, un trofeo simbólico que resarce una mediocre temporada.

El Athletic se aleja algo más de sus aspiraciones por hacerse con una plaza para la Copa de la UEFA y, en alguna medida, de la esperanza. No sólo perdió el partido, sino que buena parte de sus futbolistas arruinaron su crédito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995