Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mérida sube Extremadura a Primera

El equipo que dirige el croata Kresic gana en Éibar y logra el ascenso

JEREMÍAS CLEMENTE El Mérida vuela alto. Y la historia tiene dos dimensiones: la deportiva y la social. El ascenso a Primera División, conseguido ayer en Éibar, es sólo la lectura deportiva del compló que han establecido el entrenador croata Sergio Kresic y el presidente José Fouto con un equipo disciplinado. Detrás están también los ensueños y emociones de una comunidad que toca el cielo, desterrando los viejos fantasmas. Una pequeña ciudad, de poco más de 50.000 habitantes se codeará el próximo año con los grandes del fútbol español. Una misión que parecía imposible y que finalmente ha tenido un desenlace de película.El Mérida estableció de entrada la peligrosa lógica del conformismo dejando la iniciativa para que el Éibar desarrollase el juego tosco que le caracteriza. Balón largo y al centro del área. Parecía como si el equipo de Kresic estuviera maniatado, nervioso, incapaz de asumir su condición de favorito. En la reanudación los extremeños pasaron a controlar el partido y Cuéllar resolvió como debe ser en los momentos decisivos, con un gol para el recuerdo. Miró, pensó y desde el borde del área lanzó un balón de ensueño. A partir de ahí los nervios aparecieron en el césped y en los graderíos. Con el pitido final de Puente Leira, la fiesta estalló en el césped y entre los miles de extremeños que presenciaron el partido por televisión y que en la capital autonómica se lanzaron a las calles para festejar un hito histórico, no sin antes pellizcarse las carnes para comprobar que era cierto: Extremadura tenía, un equipo en Primera División.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1995