Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYO

Desconfianza socialista y euforia popular por el sondeo

La fortísima caída de la intención de voto al PSOE que refleja la encuesta que empezó a publicar ayer EL PAÍS no se mantendrá el día de las elecciones, según la interpretación de los dirigentes socialistas, y es el reflejo de una "debacle" anunciada, desde el punto de vista del Partido Popular y de Izquierda Unida. Joaquín Leguina, candidato a la Comunidad de Madrid que perdería la presidencia según las encuestas, fue más allá, y acusó a los "dueños" de los periódicos de pretender influir en la realidad.Los sondeos "que valen" son los del día 28, se han apresurado a decir responsables socialistas como el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, el presidente de la Generalitat valenciana, Joan Lerma, el ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch.

Los socialistas dijeron ayer que las encuestas se equivocarán. Serra afirmó que habrá sorpresas para mucha gente; Rubalcaba que sólo hay que preocuparse por los resultados del 28-M, Lerma que las encuestas se equivocan porque se realizaron antes de empezar de campaña y Belloch que la única encuesta es el voto.

En el lado opuesto, el secretario general del PP, Francisco Alvarez Cascos, exteriorizó en Ferrol (La Coruña) su entusiasmo. Las encuestas muestran, afirmó ayer Álvarez Cascos, que el 28-M será "una hecatombe para el PSOE".

En IU también estaban exultantes. Rosa Aguilar abundó en la tesis de la "debacle socialista" y aseguró que "sólo IU es capaz de parar al PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de mayo de 1995