Jospin y Emmanuelli preparan su pugna por el control del PS francés

El Partido Socialista francés se aproxima a una nueva guerra interna. Una carta confidencial publicada ayer por el vespertino Le Monde permitió entrever la estrategia del aparato del partido para deshacerse de Lionel Jospin, convertido en líder moral de la izquierda tras su buen resultado electoral. La disputa por el liderazgo se suma a la condena de un año de prisión condicional al primer secretario, Henri Emmanuelli, por financiación ilegal. Los socialistas intentarán mostrarse hoy unidos, pese a todo, para despedir con una fiesta al presidente François Mitterrand.

La carta publicada por Le Monde fue enviada por el portavoz del Partido Socialista (PS), Jean Glavany, a Emmanuelli, el pasado 12 de abril. Jospin parecía entonces condenado a quedarse en la primera vuelta y constituía, por tanto, un rival de segundo orden para Emmanuelli y los suyos. Pero el mitterrandista Glavany, ex jefe de gabinete en El Elíseo, ya pensaba en cómo desembarazarse de él. El contenido de la carta, de seis folios, explica muchos de los choques entre el candidato y la dirección del partido durante la campaña electoral."El partido corre el riesgo de verse sumido en una nueva crisis o, en todo caso, en un nuevo intento de desestabilización ( ... ) basado en una nueva correlación de fuerzas, la de la elección presidencial", comenzaba Glavany. "La mejor defensa es el ataque", seguía, por lo que hacía falta "actuar deprisa ( ... ) y golpear fuerte. Desde la misma noche en que se conozcan los resultados electorales hay que lanzar el debate".

Como estrategia para arrinconar a Jospin, el portavoz aconsejaba cínicamente a Emmanuelli "rendir un homenaje caluroso al candidato, darle las gracias y felicitarle (¡lealtad hasta el final!)". En ese mismo momento, Emmanuelli debía asumir personalmente "la reconstrucción, la renovación, la refundación del partido". "La idea consiste en relegitimar al primer secretario", concluía Glavany. Hasta ahora, la dirección del PS ha seguido al pie de la letra esta línea de acción definida en la misiva.

Pierre Mauroy, ex primer ministro y ex primer secretario del PS, calificó ayer la carta de "molesta", y se mostró a favor de que Jospin asumiera "el primer puesto de responsabilidad en el partido". "Naturalmente, digo eso con precaución, y me permito decirlo porque el propio Emmanuelli lo ha sugerido", añadió Mauroy con malicia.

Lionel Jospin no hizo comentarios sobre la carta. Sí los hizo su portavoz durante la campaña, Daniel Vaillant, quien se declaró "estupefacto" por el "cinismo" y la "inmadurez política" de Glavany. Éste se limitó a restar importancia a una "nota trivial" en "cuyo fondo no se hablaba de ofensiva alguna contra Jospin". Al final de la polémica carta, Glavany sugería la "formidable" idea de una "fiesta del PS alrededor de François Mitterrand" como "fóromula de removilización". La fiesta, previsiblemente tensa y triste, se celebrará hoy. Cuando Mitterrand, ya como ex presidente, abandone a mediodía el palacio del Elíseo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción