Ruanda, vivir con la muerte

Los vivos tratan de zafarse del contacto de los muertos y buscar refugio en un chamizo en medio de Kibeho, un nuevo campo de experimentación del dolor ruandés. Hace una semana, las tropas gubernamentales, de mayoría tutsi, abrieron fuego contra la muchedumbre y provocaron una matanza: 300, según el nuevo Gobierno de Kigali; 2.000, según la ONU. Ayer, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó la carnicería, pero sin señalar culpables. En Kibeho, 2.000. desplazados hutus se niegan a abandonat el campo por temor a ser víctimas de las represalias del Ejército.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS