Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supremo confirma las penas al asesino de Santiago Brouard

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Bilbao que condenó a 33 años de prisión a Rafael López Ocaña por el asesinato del dirigente de Herri Batasuna Santiago Brouard. La sentencia confirma también los ocho años de cárcel impuestos a Juan José Rodríguez Díaz, El Francés, por haber facilitado las armas para el atentado, aunque sin conocer la finalidad para la que iban a ser utilizadas.La sentencia de la Audiencia de Bilbao, ahora confirmada por el Supremo, declaró probado que el 20 de noviembre de 1984 Rafael López Ocaña, junto con otra persona cuya identidad se desconoce, fue a la consulta de pediatría de Santiago Broaurd y preguntaron por él. Cuando una enfermera les llevaba hacia la sala de espera, a López Ocaña se le cayó la pistola que llevaba oculta, lo que provocó que la en fermera se pusiera a gritar pidiendo auxilio. Santiago Brouard salió entonces de su despacho, momento que aprovecharon López Ocaña y su acompañante para disparar contra él. El dirigente de HB recibió seis disparos y falleció en el acto.

La sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente el magistrado Enrique Bacigalupo, rechaza la nulidad del proceso por el hecho de que el asesinato fuese reivindicado por los GAL y, sin embargo, el juicio no se viese en la Audiencia Nacional, que es la competente en dicha causa.

Según el Supremo, "cuando los delitos cometidos por supuestos miembros de una asociación ilícita han sido enjuiciados por el juez o tribunal territorialmente competente, no cabe admitir vulneración alguna de la garantía a ser juzgado por el juez predeterminado por la ley".

La sentencia tampoco considera que el proceso deba ser invalidado por la "presión social" de la prensa vasca ni por la falta de prórroga de la prisión preventiva siete meses después de haber vencido el plazo máximo de dos años, ya que el recurrente no solicitó su libertad provisional. "La simple omisión de una resolución que, de todos modos, hubiera podido mantener la prisión preventiva y que el recurrente no cuestiona, no puede determinar la nulidad de todo el proceso.

Colaborar con la Justicia

El abogado de la familia Brouard, Txema Montero, declaró a la agencia Europa Press que el fallo del Supremo no le había sorprendido. Montero pidió a Rafael López Ocaña que recapacite y colabore con la justicia, dado que le podrá suponer "beneficios mucho, más ciertos que todas las promesas que sin duda le han hecho durante todo este tiempo".

Según declaró Txema Montero, "sólo se ha condenado a uno de los asesinos, pero hay un segundo del cual sólo tenemos indicios y que parece que está dado a la fuga en el extranjero, ya que en su momento se dictó una orden de busca y captura internacional contra él que se suspendió al dictarse la sentencia contra López Ocaña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 1995