Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP prefiere a Esperanza Aguirre para el segundo sillón. municipal

La balsa de aceite que se presumía en el PP también arde por problemas en las listas electorales. El regidor, José María Álvarez del Manzano, ha tropezado nada más empezar: la decisión sobre la persona que le seguirá en la candidatura es un dilema. El PP apuesta por una mujer, Esperanza Aguirre, concejal de Medio Ambiente, pero Álvarez del Manzano recela. Mientras tanto, el secretario general del Ayuntamiento, Mario Corella, primer funcionario municipal, ha rechazado la oferta para ir en la lista del alcalde.

El Partido Popular, único favorito en las elecciones al Ayuntamiento de Madrid, está convencido de revalidar la mayoría absoluta, pero aún no ha conseguido confeccionar una lista que le asegure sosiego interno. La salida de Luis María Huete, primer teniente de alcalde, que se traslada a la Asamblea para ser diputado regional, ha desenacadenado la batalla por la sucesión.

El alcalde, por su parte, no ha precisado aún si competirá en las elecciones de 1999 por un tercer mandato, en contra del límite máximo de ocho años y dos mandatos que defiende José María Aznar. Esa posibilidad convierte en más trascendente la designación del segundo, aunque la persona elegida ahora puede no ser el aspirante a regidor que proponga el partido en 1999. Dos son los candidatos que pretenden el segundo sillón de mando del Ayuntamiento: José Ignacio Echeverría (concejal de Urbanismo y segundo teniente de alcalde) y Esperanza Aguirre (edil de Medio Ambiente y tercera teniente de alcalde).

Echeverria es el que menos opciones tiene, según dicen los que mandan en el partido. No dispone de apoyos en la dirección, que le siente como miembro de la vieja guardia.

Ignacio Echeverría, sin embargo, no se da por vencido. Pretende gestionar dos áreas estratégicas (Circulación y Policía Municipal) y asegurar, desde la primera tenencia de alcaldía, la concordia en el grupo municipal. Sus incondicionales mantienen que no tiene "ambiciones" y que no pondrá "la zancadilla" al alcalde para ocupar su puesto en 1999.

Esperanza Aguirre, con más crédito en la dirección regional y nacional del PP, se ha convertido en la candidata perfecta para ser la número dos en la lista, según apuntaron a este periódico varios dirigentes del PP. Aguirre es mujer y liberal, cualidades perfectas para los objetivos del PP; "lo ha hecho bien y permanece serena y cauta" para consolidar sus posibilidades. "Si Echeverría piensa (lar la batalla, está perdido", vaticinó uno de los miembros de la ejecutiva regional.

Esta disputa por el segundo sillón y siguientes puestos inquieta a los jefes del PP, que no quieren un cisma dos meses antes de las elecciones. Por eso Álvarez del Manzano ha prometido a todos los concejales que, aunque no vean sus nombres en la lista, ocuparán un cargo directivo en las empresas municipales. La dirección del PP apoya la estrategia, aunque teme "que no haya empresas suficientes para colocar a tanta gente".

Intento ftustrado

El alcalde, además, se guarda otra baza en la retaguardia. Álvarez del Manzano tiene el apoyo del partido para incorporar un profesional independiente como persona de máxima confianza. El intento de fichar a Mario Corella, secretario general del Ayuntamiento, se fustró. Corella, próximo a la jubilación, confirmó a este periódico el ofrecimiento y su respuesta: continuará en el cargo actual a partir de mayo.

A falta de otras novedades más espectaculares que no se descartan, la incorporación más importante, según varios dirigentes del PP, se llama Ignacio del Río, registrador de la propiedad, diputado regional y secretario general del PP en Madrid. Del Río ingresará en el Ayuntamiento si le garantizan la Concejalía de Urbanismo y un puesto digno en la lista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de abril de 1995

Más información

  • El primer funcionario local rechaza ir en la candidatura del alcalde