Ruiz Gallardón se examina de presidente en el primer debate con la izquierda regional

El aspirante a dirigir la Comunidad de Madrid Alberto Ruiz Gallardón (PP) llevó la iniciativa. Quien defendía el título de presidente regional, Joaquín Leguina (PSOE), respondió con un discurso agresivo, que en ocasiones desarmó a su atacane. Pero eran tres en el primer gran debate preelectoral: Ángel Pérez, cabeza de. lista le Izquierda Unida a los próximos cormicios, se desvaneció como el humo. La vehemencia de Leguina y Ruiz Gallardón convirtió el coloquio, celebrado en la Residencia de Estudiantes de la Universidad Carlos III de Getafe, en un mano a mano entre dos políticos que compiten por la presidencia regional desde hace ocho años. Unas 500 personas asistieron al debate.

El tercero en discordia, bisoño en contiendas electorales, mantuvo en sus cortas intervenciones la incógnita sobre futuras alianzas políticas de la coalición y aclaró que, actualmente, IU no gobierna con los socialistas en Madrid. Leguina, sin embargo, atajó en dos segundos la duda: "Nosotros sí queremos pactar con IU después de las elecciones".El candidato del PP, favorito según las encuestas, se examinó ayer de presidente. Sacó las piezas básicas de su programa de gobierno y reclamó un cambio para, poder armarlas. La administración del PP vería, según Ruiz Gallardón, una agencia antidroga "propuesta revolucionaria"-, la reforestación y la defensa de la cubierta vegetal, inversiones productivas para crear empleo y animar la instalación de empresas, y construcción de viviendas e infraestructuras. Y todo esto, con la financiación asegurada. Ruiz Gallardón explicó que obtendría dinero para sus inversiones de la privatización del sector público -"el Estado ha conseguido así un billón de pesetas"-, con Telemadrid como joya principal, y de la reducción de la Administración regional.

Leguina, vivo, replicó: "Como si fuera el bálsamo que lo cura todo, plantea la reducción radical de la Administración. ¿Pero dónde va a meter a esa gente? ¿Los piensa despedir?" Y remachó: "Los milagros, desde hace algunos años, ni en, Lourdes"

Rápido de reflejos, Ruiz Gallardón tranquilizó a-, los afectados: "Ni un funcionario va a dejar de prestar sus servicios en la Comunidad. Pero no vamos a sustituir altos cargos del PSOE por altos cargos de nuestro partido, sino por funcionarios cualificados". Leguina: "Los altos cargos somos más bien bajitos, y a los que usted quiere sustituir, que son los subdirectores generales, ya son funcionarios en un 80%".

El presidente regional, único que ha tenido la Comunidad de Madrid en sus 12 años de existencia, reclamó continuidad. "No hay por qué cambiar. Si la gente atendiera a lo que ha cambiado la Comunidad en es tos 12 años, para mejor, estaría en contra de cualquier cam bio". Ruiz Gallardón aprovechó la apología de Leguina para evaluar como insuficiente lo hecho hasta ahora: "Este señor, cada mañana, tiene mil millones para gastarse y, sin embargo, la Comunidad sigue sinresolver sus problemas de educación, sanidad, falta de infraestructuras ferroviarias..

El líder popular marcó distancias regalando bazas parlamentarias: "Si yo gobierno, compareceré cada 15 días en el Parlamento regional para dar cuenta de mi gestión. No bloquearé la creación de comisiones de investigación, aunque la oposición no tenga mayoría suficiente", anunció. "Las sesionesde investigación a troche y moche no son buenas para el Parlamento. Y lo que no es bueno para el Parlamento no es bueno para la democracia", atajó Leguina.

El candidato socialista acusó al popular de "ingenuidad y falta de experiencia en materia" de gobierno" y comunicó su deseo para las próximas elecciones: "Que el líder del PP siga tan virgen como hasta ahora".

Mientras, el candidato de IU, parco en palabras según reconoció, arañó el aplauso unánime de los asistentes cuando, al criticar la privatización de Telemadrid propuesta por Ruiz Gallardón, dijo: "Quiere poner la televisión pública al servicio de la sociedad... anónima".

La audiencia contestó las palabras de los políticos con risas, aplausos y abucheos. Después de dos horas largas, la contienda entre Ruiz Gallardón y Leguina quedó en tablas, según la objetiva evaluación de un diputado popular.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción