Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los militantes de EE abandonan en cadena el PSE dos años después de la fusión

Las continuas bajas en el partido socialista de los antiguos militantes de Euskadiko Ezkerra están dejando en sólo siglas, PSE-EE, Ia formación política surgida tras la fusión, hace casi dos años, de ambos partidos. Destacados miembros del partidoque presidió Juan María Bandrés, Euskadiko Ezkerra, se están alejando de las filas socialistas o abandonando definitivamente el partido, principalmente por discrepar con la actitud que mantiene el PSOE en los casos de corrupción, los fondos reservados de Interior y los GAL.

Las formaciones que dirigían Ramón Jáuregui y Juan María Bandrés optaron por fusionarse en los primeros meses de 1993 y, crear un proyecto que pretendía ser la alternativa al nacionalismo en el País Vasco. El primero en borrarse como militante del PSE-EE fue el abogado donostiarra Juan María Bandrés, quien durante la pasada campaña electoral vasca, en octubre de 1994, optó por no seguir militando en ese partido y así se lo comunicó por escrito a Ramón Jáuregui. Bandrés se molestó por la utilización de su nombre en unos anuncios de la campaña electoral y decidió darse de baja en el partido que preside Felipe González.La última baja en la lista de afiliados es la del ex dirigente de Euskadiko Ezkerra en Vizcaya Peio Arrizabalaga, quien la pasada semana anunció su marcha por considerar que el PSE-EE ha perdido "toda credibilidad para liderar cualquier proyecto de país". El secretario de los socilistas vascos, Ramón Jáuregui, lamentó la marcha de Arrizabalaga, aunque apostilló que no tenía buena opinión de quien "en momentos de dificultad abandona el barco".

Arrizabalaga justifica su abandono diciendo que la pérdida de votos que sufrió el PSE-EE en las últimas elecciones autonómicas ha provocado "la marginación del proyecto vasquista" y alega que la respuesta de este partido a los casos de fraude detectados en el País Vasco -Osakidetza y Azpiegitura-, ha sido "insuficiente" y no se ha sabido hacer frente a ellos. Jáuregui asegura, al respecto, que el proyecto de convergencia del PSE-EE en estos momentos "sigue siendo el mismo que cuando se optó por la fusión".

La negativa del partido socialista a crear una comisión de investigación sobre los GAL el pasado mes de febrero llevó a Xabier Maiza, secretario de relaciones políticas del PSE-EE de Guipúzcoa, a dimitir del cargo que ocupaba. Maiza había militado en ETA Político-militar y en Euskadiko Ezkerra y fue uno de los que pasaron a formar parte de las filas del PSOE tras la convergencia. Su dimisión la justificó alegando discrepancias con las actitudes adoptadas por los socialistas en el caso GAL y no ocultó su preocupación por "el cierre de filas del. PSE-EE" en ese asunto.

Fue precisamente, Maiza quien encendió la luz de alerta advirtiendo que eran muchos los militantes procedentes de EE que estaban preocupados por el rumbo adquirido por el PSE-EE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de marzo de 1995

Más información

  • Critican la actitud de los socialistas ante los casos de corrupción