Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de Vera acata la resolución

Rafael Vera ha tomado con calma la resolución del juez García Castellón que vuelve a dejar su suerte en manos de Baltasar Garzón. Vera aseguró que acata lo que ha dictado en su auto el magistrado García Castellón y criticó las voces que le han acusado de obstaculizar la justicia e intentar retrasar el caso GAL al presentar la doble recusación contra Bueren y Garzón. "Cualquier insinuación en este sentido es inadmisible, porque en un Estado de Derecho las leyes están para proteger a los ciudadanos, y yo las utilizo en lo que me parece más conveniente, y en ningún caso infringiendo los principios a los que nos obliga el derecho", señaló Vera a la agencia Efe. El ex secretario de Estado manifestó además su voluntad de "colaborar" con Garzón cuando éste le llame.Fuentes de la defensa de Rafael Vera señalaron que, si bien acatan igualmente el auto dictado por García Castellón, entienden que éste tenía que haber practicado las pruebas solicitadas por el ex secretario de Estado antes de resolver la recusación. Entre otras cosas, Vera pedía en su escrito de recusación que el juez escuchara a determinados testigos que apoyaran su versión de que entre él y Baltasar Garzón hay, una enemistad mutua. Entre estos testigos estaban los ex ministros de Interior José Barrionuevo y José Luis Corcuera. Las mismas fuentes añadieron que, en su opinión, la defensa debería haber podido formular alegaciones al informe del fiscal.

Un comunicado emitido ayer por el despacho de Manuel Cobo del Rosal, defensor del ex secretario de Estado, añade que tiene intención de "hacer uso de todas las medidas legales que otorga el ordenamiento en favor de la defensa" de Vera.

Por otra parte, los abogados de Juan de Justo, ex secretario de Vera, estudian presentar un recurso contra el auto, en el que el juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren rechazó la recusación interpuesta por De Justo contra Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de febrero de 1995