_
_
_
_
LOCALES

El viejo cine Torre de Madrid se convierte en la discoteca Ku

Donde hubo pantalla habrá pista de baile; donde hubo gallinero un ambiente a caballo entre el club privado y la galería de arte. El viejo cine Torre de Madrid, en los bajos del que fue primer ras cacielos de la capital, abre sus puertas el próximo día 15 como discoteca Ku. Sus principios ya están fijados: será una sala sin música bakalao; calcetines blancos, abstenerse; zapatillas de de porte, toleradas.El veterano local, de 2.400 metros cuadrados, ha sido cine, sede de la Filmoteca Nacional y tienda de discos (Discoplay).

Ahora, un grupo de empresarios encabezado por Pepe Barroso (cadena de tiendas de ropa Don Algodón) se ha lanzado a la' aventura discotequera, con una inversión de 300 millones de pesetas, según explica el director de la sala, Ignacio Allende.

"Cultura y diversión"

"Hemos optado por el nombre Ku, en franquicia, porque tiene la dimensión de espacio lúdico", señala el director. El nuevo establecimiento nace como "un espacio multifuncional con una oferta de ocio amplia".

Se trata, entre otras cosas, de unir cultura y diversión", puntualiza Ignacio Allende.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El local, ubicado, junto a la plaza de España, tendrá tres zonas diferenciadas. En la planta baja, pista de baile y barras de bar. Arriba, donde antaño estuvo la fila de los mancos, una zona más tranquila que dé una oportunidad al arte y a las copas. Está previsto exhibir y vender aquí obras de creadores jóvenes, "al alcance de todos los bolsillos", según el director.

El tercer ambiente de Ku, un café teatro en el ya olvidado patio de butacas, se pondrá en marcha semanas después de la inaguración, fijada para el próximo miércoles. En esta zona están previstas actuaciones en vivo y la' posibilidad de entretener los estómagos con platos ligeros.

El Ku madrileño (la discoteca existe con ese nombre en Ibiza, San Sebastián, y próximamente, en Barcelona) va dirigida a un público amplio, según explican sus promotores.

Los fines de semana, el recinto tendrá horario de tarde y de noche. Los responsables pretenden que sea un lugar con ambiente más tempranero que el resto de las discotecas madrileñas. Buscan que la música no sea excesivamente, atronadora.

Los impulsores de la nueva discoteca aseguran que no han encontrado dificultades burocráticas para la reconversión del local. "El no tener otros Vecinos que las. oficinas es una ventaja enorme. No molestaremos a nadie", señala Lourdes Barroso, encargada de las relaciones públicas del nuevo local de ocio y baile. Los clientes podrán disponer de unas 400 plazas de aparcamiento concertadas con un garaje cercano a la Torre de Madrid. Ku es uno de los primeros cambios en un edificio que ahora remoza su fachada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_