Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sigue la purga en Defensa

Borís Grómov, uno de los viceministros de Defensa que ha criticado la guerra en Chechenia, ha sido enviado al Ministerio de Asuntos Exteriores como experto militar jefe. Aunque puede que Grómov conserve su puesto de viceministro, está claro que su nuevo trabajo es inferior al que tenía. La purga entre los militares, comenzada recientemente por el presidente Borís Yeltsin, también podría alcanzar al titular de Defensa, Pável Grachov, por los errores cometidos en la campaña chechena, según algunos observadores.Yeltsin ya destituyó el, jueves a otros dos, viceministros de Defensa, uno de los cuales era Gueorgui Kondrátiev, quien, como Grómov, se había manifestado contra la intervención de la tropas en Chechenia. Ambos generales opinan que no se debe usar al Ejército para resolver problemas internos, pues para eso existen las tropas del Ministerio del Interior.

Se espera que en el discurso sobre el estado de la Federación, que el presidente ruso pronunciará pasado mañana, Yeltsin haga un análisis crítico de la campaña chechena. Esto no promete nada bueno para Grachov, cuyo cese se considera inminente. El objetivo de las críticas que supuestamente Yeltsin dirigirá a los militares es, ante todo, mejorar su imagen. Según la última encuesta, sólo un 6% de los interrogados le apoya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 1995