El Español recupera la fe

El Español dejó bien claro que en la próxima jornada, opondrá seriedad y orden a las frivolidades del Barcelona. Su actuación ante un insípido Valladolid no fue brillante pero sí competente. El resultado no admite discusión alguna.Los dos puntos tenían demasiada importancia para pedir otra cosa dado que los inminentes choques con el Barcelona y el Deportivo podían haberle obligado a mirar con nerviosismo hacia abajo caso de perder contra el equipo de Moré.

Además, el 0-4 en Valladolid implantó en Sarrià la noción que el Español no tenía por qué limitar sus aspiraciones a la supervivencia. Pero el conjunto de Camacho llegó a la segunda jornada de la segunda vuelta necesitando un resultado semejante para resembrar las nociones que cuatro puntos en seis partidos y 373 minutos sin goles habían resecado. Los parroquianos se consolaban con las injusticias arbitrales que alegan haber sufrido pero llegaron a Sarriá necesitados de algo dulce para reponer los niveles de azúcar en su sangre.

El Valladolid salió dispuesto a ofrecer amargura. Cinco defensas, como estaba estipulado en el librillo de Moré, y un loable juego de toque fino que resultó insulso y que goteaba cloroformo sobre los jugadores y seguidores del Español.

El equipo de casa cumplió con las órdenes de Camacho. El fruto de sus deseos fue el reencuentro con el gol.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción