Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los secuestradores de Anabel Segura amenazaron con hacerla sufrir

Los secuestradores de la estudiante madrileña Anabel Segura, de 24 años, amenazaron con "hacerla sufrir" si la familia, avisaba a la policía. Éste es uno de los datos que han salido a la luz tras la difusión ayer de la voz del denominado segundo secuestrador -la del primero se publicó en noviembre-. Anabel fue vista por última vez el 12 de abril de 1993 en la urbanización La Moraleja. Corría. Al menos dos personas la metieron por la fuerza en una furgoneta blanca. Su secuestro se ha convertido en el más largo de España

La policía considera que el de.. nominado segundo secuestrador es más joven que el cabecilla. Habla con claridad, secamente. Sus palabras a la familia anuncian la desaparición y expresar una amenaza: "¿Don José Segura Nájera? Es urgente, es sobre su hija... Escuche atenta-mente, no voy a esperar res-, puesta de ustedes: la hija se en-cuentra secuestrada, en estos momentos se encuentra bien,, no le falta de nada. Su seguridad depende de usted o de ustedes. Para ello deben reunir 150, millones de pesetas y guardarlos en una bolsa de deportes y. esperar una llamada nuestra el día 16 a las 18.00 horas. De no ser así, o si nos damos cuenta de que han avisado a la policía, su hija sufrirá". -. Esta comunicación telefónica se registró en abril de 1993. Los contactos se alargaron hasta el 22 de junio de ese mismo año.

En nueve llamadas, el interlocutor fue el supuesto cabecilla- un hombre de lenguaje oscilante y rebuscado. En otras tres, la voz correspondía a este segundo secuestrador. Todas estos contactos se efectuaron en días laborables, siempre tras el atardecer.

Las cintas con estas voces, con las que se persigue conseguir alguna, pista sobre el paradero de la joven, se pueden escuchar llamando al teléfono gratuito 900 / 21 10 65 -donde también se puede dejar anónimamente información- Las dos voces no se han divulgado al mismo tiempo para evitar confusiones. El hacerlo ahora responde, según la De legación de Gobierno, al intento de ampliar la investigación y completar las pistas obtenidas con la primera difusión.

Anonimato asegurado

"Los secuestradores pueden ser personas normales, ciudadanos que vivan en su mismo bloque de edificios y que no parezcan delincuentes", recordó ayer la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Pilar Lledó, quien insistió en que se, guardará el, anonimato de los ciudadanos que se decidan a ponerse en contacto con la policía.

La recompensa por una pista sobre el paradero de Anabel Segura asciende a 60 millones de pesetas -pagados a partes iguales por el Ministerio del Interior y la familia- Hasta la fecha, ocho personas han sido detenidas por intentar aprovecharse del secuestro -el último la pasada semana en Córdoba-.

Tanto la Delegación del Gobierno como los investigadores creen que Anabel Segura sigue viva. El jefe de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Madrid, el comisario Juan Antonio González, relacionó este secuestro con una modalidad. frecuentemente practicada en. Italia, en la que los delincuentes rompen durante un largo periodo de tiempo cualquier comunicación con la familia. El objetivo de este silencio es aflojar la. presión policial. González, considerado en medios policiales como uno de los mejores investigadores -participó en la desarticulación del GRAPO y en la resolución del asesinato de los abogados de Atocha-, recalcó que el objetivo. de todo secuestro es conseguir dinero y que éste aún no se ha cumplido.

Pese a que las pesquisas, tras más de 20 meses, no han logrado dar con el paradero de la joven, la difusión de las voces ha abierto nuevas líneas de trabajo. De las 500 llamadas registradas hasta la fecha, 30 han ofrecido datos que han promovido una investigación en regla. La familia maneja una encuesta que establece que aproximadamente el 15% de los españoles ha escuchado las voces. El objetivo ahora es llegar al 30% de los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 1995

Más información

  • Se difunde la voz de un segundo hombre