Cartas al director
i

Ratonera de barro

Intentando conseguir una ciudad cada vez más Civilizada, recurro a, su periódico para denunciar el inmenso desorden que se observa en la calle de las Postas.Familias que se dirigen a la plaza Mayor, asustadas por el lío que,. hay allí formado con unas obras que parecen interminables, se encuentran con barro hasta las rodillas y en la imposibilidad de cumplir su propósito.

Tampoco pueden retroceder, desistir y marchar otra vez para casa, porque es tal la aglomeración y el desorden que la calle parece una ratonera. Se quitan las ganas de cumplir con la tradición.

Mientras tanto, algunos coches que salen de un aparcamiento y que no te esperas, ni los ves, ya que están tapados por la gente, arremeten contra las personas que sin desearlo, les tapan el paso.

Entiendo todo esto como una falta de organización que las autoridades han de considerar y pronto. Antes de que ocurra alguna desgracia.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de enero de 1995.