Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RESURGE EL 'CASO GAL'

Belloch afirma que el Gobierno "no tiene nada que explicar de los GAL"

JORGE A. RODRÍGUEZ Juan Alberto Belloch, ministro de Justicia e Interior, aseguró ayer que el Gobierno "no tiene nada que explicar sobre los GAL", y que cualquier comparecencia parlamentaria sobre este asunto no tendría contenido "ni sentido" y "sería sustancialmente vacía". Simultáneamente, el ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, repitió los mismos argumentos, con el añadido de que dicha comparecencia, "podría suponer una interferencia en la actuación judicial". El superministro indicó que "el panorama de los GAL y de Mario Conde se puede ver conjuntamente", y subrayó que las sonadas actuaciones judiciales en marcha entran dentro del normal funcionamiento del sistema, "y en la sociedad deben generar confianza, no otra cosa".

El ministro, rodeado de flamantes vehículos policiales que acababa de presentar en el estadio Olímpico de Madrid, rehusó hacer comentarios prácticamente sobre todo lo concerniente a los GAL, caso cuya reapertura ha salpicado a cinco ex altos cargos de la lucha contra ETA. Sólo se extendió en lo relativo a una comparecencia parlamentaria del Gobierno. Tras decir que lo primero que tendría que ocurrir es que los grupos parlamentarios que lo desean deben obtener "la mayoría suficiente" para reclamarla, se extendió en explicar el porqué el Ejecutivo no la considera necesaria.A su juicio, una explicación al Congreso en las actuales circunstancias no tendría ni sentido ni contenido, especialmente cuando "no ha hecho más que iniciarse un proceso judicial" sobre el que el Gobierno "desconoce las investigaciones que están haciendo los jueces".

"Más adelante"

"Y no hay más datos", subrayó Juan Alberto Belloch, "porque éste es un sumario secreto para todos, también para el Gobierno, por lo que no se puede responder más". El ministro agregó que lo único que conoce su departamento es que se le ha pedido protección para los ex policías José Amedo y Michel Domínguez y que ha habido "una modificación del tercer grado de dos de los sujetos implicados".

Belloch entiende que una comparecencia en el Congreso en estos momentos "únicamente serviría para fijar la posición política del Gobierno, y eso ya lo ha hecho el presidente del Ejecutivo". No obstante, matizó: "Si más adelante existen datos que hagan que la comparecencia tenga contenido sería el propio Gobierno el que pediría comparecer". Tampoco consideró necesaria la creación de una comisión para investigar los fondos reservados y mostró su apoyo al rechazo mostrado por PSOE, PNV y CiU en la Cámara a la iniciativa del PP.

El titular de Justicia e Interior subrayó las afirmaciones del presidente del Gobierno en el sentido de que, puesto que no ha habido ninguna intervención de Interior en la trama de los GAL, lo que no existe no puede ser probado. Lo que sí corresponde a su departamento, insistió, es velar porque se respete el principio de legalidad y que las personas contra las que se dirigen las acusaciones del Poder Judicial "conserven sus derechos constitucionales".

El superministro negó conocer que algún miembro del Ejecutivo opine que hubiera sido mejor indultar a Amedo y Domínguez. "El Gobierno no ha considerado su concesión y punto". En cualquier caso, recordó que cuando se concedió el tercer grado a ambos ex policías "ya se dijo que era una maniobra para comprar su silencio".

A partir de aquí, Belloch prácticamente se negó a hacer comentarios y valoraciones sobre todo. Primero prefirió abstenerse de comentar una posible recusación del juez Baltasa Garzón por el hecho de que antes de reabrir el caso estuvo en el Ministerio del Interior, pero inmediatamente fue más explícito: "No voy a dar consejos a los letrados que defienden a sus clientes [los encarcelados Julián Sancristóbal, Miguel Planchuelo y Francisco Álvarez]. Creo que cuando decimos que todos los ciudadanos tienen derecho a la presunción de inocencia también la tienen los jueces, incluso los políticos.

Sobre si el diputado José Barrionuevo tendría que dimitir o sobre por qué Amedo y Domínguez hablan ahora, se limitó a un "sin comentarios".

Precisamente, Barrionuevo visitó ayer al ex policía Miguel Planchuelo en la cárcel de Guadalajara, como ya hizo antes en dos ocasiones con Julián Sancristóbal, exgobernador civil de Vizcaya y exdirector de la Seguridad del Estado. Planchuelo ocupa en la citada prisión la misma celda en la que estuvo Amedo.

Estas dos visitas de Barrionuevo han elevado el ánimo de Sancristóbal, a quien también le han infundido moral las numerosas tarjetas y telegramas de solidaridad que ha recibido de compañeros y amigos, según fuentes de Alcalá-Meco.

Mientras, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado que se opondrá a los recursos para la puesta en libertad de los tres encarcelados por los GAL, atendiendo a la gravedad de los delitos que se les imputan, y a las penas que se les podrían imponer, según fuentes de la audiencia. La intención de la fiscalía es que se confirmen los autos de prisión y las fianzas de 10 millones impuestas a Julio Hierro y Francisco Saiz Oceja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de diciembre de 1994

Más información

  • La fiscalía, contra los recursos de los inculpados