Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia de Colmenar reconoció malos tratos bajo coacción de un superior

Raúl Javier Burgos, uno de los guardias civiles inculpados en el caso de las supuestas torturas del cuartel de Colmenar Viejo (27.000 habitantes) desmintió ayer ante la juez las declaraciones que efectuó ante el teniente coronel Manuel Gascón, según señaló ayer el abogado de la acusación, Teodoro Mota. En estas declaraciones afirmaba -según él, nervioso y coaccionado- haber visto a su compañero Carlos Algibay pegar e insultar al detenido José Luis Villanova, en presencia del guardia Fernando Paredes. Este último también tendrá que de clarar presumiblemente como inculpado por malos tratos. Este caso ha llevado a la Guardia Civil a destituir a cuatro guardias. Las diligencias judiciales, sin embargo, siguen en la toma de declaraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 1994