Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos carriles centrales de la N-VI, para los coches con dos o más viajeros

Madrid

Dos viajeros por vehículo. La pregunta del millón, para el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, ya tiene respuesta. Un vehículo de alta ocupación (VAO) es, para el ministerio y la Dirección General de Tráfico, aquel en el que viajan, como mínimo, dos personas. Y todos los que cumplen este requisito podrán acceder, a partir de la penúltima semana del mes, a los dos carriles exclusivos (para transporte público y coches sin conductores solitarios) que se han construido en la carretera de La Coruña entre Madrid y Las Rozas.Ése es el acuerdo que han alcanzado los secretarios de Estado de Interior, Margarita Robles, y de Infraestructuras, José Alberto Zaragoza. La norma es idéntica a la que rige en el único carril restringido que hasta ahora funcionaba en Europa: él instalado en Amsterdam (Holanda).

Los nervios están a flor de piel en vísperas de la inauguración del ojito mimado del Ministerio de Obras Públicas y Transportes: los nuevos accesos a Madrid desde la carretera de La Coruña. La puesta en escena de los nuevos carriles, reservados a los autobuses y vehículos de alta ocupación (el llamado carril bus-VAO) es como estreno de una obra de teatro. ¿Funcionará? ¿Será un fiasco? Mientras, la Dirección General de Tráfico y las constructoras dan los últimos retoques para que los 16 kilómetros del nuevo acceso por la N-VI estén a punto para su entrada en servicio antes de las navidades. La eficacia del bus-VAO no quedará probada hasta dentro de unos meses, incluso años.

La primera propuesta de Obras Públicas para los accesos a Madrid desde la carretera de La Coruña fue habilitar un carril adicional para autobuses en los laterales de la autopista, pero Tráfico rechazó de plano la idea. Las incorporaciones a la autopista desde las urbanizaciones situadas en el margen de la carretera, donde los vehículos circulan veloces, no sólo complicarían la circulación, sino que serían una fuente continua de accidentes. Los técnicos del Ministerio de Obras Públicas replantearon la idea y buscaron la solución que finalmente se ha puesto, en marcha: carriles reversibles de acceso restringido que no intercepten la circulación de los carriles convencionales. "Nos lo propuso José Alberto Zaragoza y adoptamos la postura de abstención activa. No teníamos razones para oponernos", afirma el director general de Tráfico, Miguel María Muñoz. Zaragoza defiende esta solución por las condiciones que reúne la N-VI, una autopista por la que circulan 137.000 vehículos al día, con un crecimiento anual del 4,4%, de manera que en 1995 alcanzará los 140.000.

PASA A LA PÁGINA 3

Los fines de semana no habrá limites de ocupación del carril reversible de la carretera de La Coruña

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 1994

Más información