La Administración lleva más de un año sin controlar las últimas auditorías de MSP

El Juzgado de Primera Instancia número 10 de Madrid y el comisario de la quiebra de Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), Francisco Prada, solicitaron hace más de un año, sin éxito, al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), del Ministerio de Economía y Hacienda, el control y revisión de las últimas auditorías de la compañía minera privada mayor del país, al observarse en ellas irregularidades contables desde 1986 hasta 1992, con pérdidas posteriores por esta causa cercanas a los 20.000 millones de pesetas.La auditora Arthur Andersen, que ya detectó en 1984 una carencia de patrimonio, fue cambiada por la dirección de MSP ese mismo ano por la empresa Auditores Economistas SA (Audieco), que, según Prada, auditaron los balances de una forma "irregular", escondiendo su estado de crisis técnica y financiera.

Un informe del comisario de la quiebra de MSP sobre la petición al ICAC señala que el presidente de este organismo, Ricardo Bolufer, contestó al juzgado indicando que carecía de medios suficientes, "para llevar a cabo el servicio encomendado".

A las preguntas de este periódico sobre el incumplimiento del oficio del juez, Bolufer señaló que éste se debía a la "acumulación de trabajos más importantes". Bolufer dijo, no obstante, que hace pocos días había escrito al juzgado preguntando si seguían interesados en el, control de las últimas auditorías de MSP. Este hecho no consta en el juzgado madrileño, según fuentes judiciales consultadas. Según Prada, el contraste pedido al ICAC es "sumamente importante" y afecta a centenares de accionistas de la empresa minera privada.

El juzgado madrileño está pendiente de calificar la quiebra de MSP como fraudulenta y de señalar a los causantes de la misma. La fiscalía ya ha calificado de fraudulenta la quiebra de MSP y el comisario y el depositario de la quiebra piden al juez que Audieco sea declarado "cómplice" de la misma.

Las auditorías "irreales" y los artificios contables" contribuyeron a la quiebra de la compañía, según Prada. No obstante, MSP ha mantenido su actividad extractiva a través de una operación de saneamiento y un convenio de acreedores. MSP recibirá ayudas públicas de cerca de 13.000 millones de pesetas, parte de ellos antes de fin de año.

Escaso rigor

Los resultados negativos de las auditorías realizadas por Coopers and Lybrand a las empresas mineras del Bierzo Alto, Mile y Carbones San Antonio (en conjunto con 400 trabajadores) hacen temer por el futuro de ambas explotaciones. Las direcciones de las dos minas han solicitado el aplazamiento de las deudas con Hacienda y Seguridad Social, rechazan un posible cierre y aseguran que son técnicamente viables y con reservas de carbón suficientes. Las auditorías son el resultado de los acuerdos suscritos por los sindicatos con el Ministerio de Industria para la segunda reordenación del sector.Las direcciones de las dos minas dudan del rigor de auditorías, realizadas en pocas horas. El Bierzo Alto tiene en la actualidad unos 2.200 mineros. La patronal minera ha asegurado que existen muchas dificultades para las recolocaciones pactadas sin que se aumenten los cupos de mineral actuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de diciembre de 1994.

Lo más visto en...

Top 50