Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agresión rusa une a la población de Chechenia en torno a su Gobierno

Los bombardeos de Grozni, la capital chechena, por aviones rusos están consiguiendo lo que hasta hace poco parecía imposible: unir a los chechenos en tomo al presidente de la república norcaucásica, Dzhoja Dudáyev. Incluso algunos líderes de la oposición han viajado a Grozni para defender a los secesionistas y cada día son más los voluntarios que se ponen a las órdenes de las fuerzas gubernamentales checherías. Yusup Soslambékov, ex jefe del Parlamento disuelto por Dudáyev y uno de los líderes de la oposición, abandonó Moscú con destino a Chechenia para luchar contra "la agresión rusa".

Voluntarios de las más diversas localidades chechenas y de otras repúblicas caucásicas llegan a Grozni para engrosar las fuerzas secesionistas. "Odio a Dudáyev, pero en esta hora hay que olvidar los sentimientos personales y defender a la patria", dijo a la radio Eco de Moscú uno de los voluntarios en la capital chechena.Serguéi Yushenkov, el presidente del comité de Defensa que encabeza la delegación parlamentaria que ha ido a tratar de liberar al menos . a una parte de los rusos que cayeron prisioneros durante el fallido asalto de Grozni el sábado pasado, señaló que "no se pueden. realizar acciones de fuerza" contra Chechenia, pues "fracasarán estrepitosamente". [El Gobierno secesionista, en un gesto de buena voluntad, liberó ayer a varios soldados rusos heridos que habían sido hechos prisioneros, según .]

Después de haber sido testigo de los bombardeos, Yushenkov manifestó que ya no le cabían dudas de que los aviones eran de las Fuerzas Armadas rusas y exigió a Moscú el cese de los ataques.

[Al menos nueve personas murieron en las pasadas 24 horas como consecuencia de los ataques aéreos rusos, según periodistas occidentales Citados ayer por Reuter].

El dirigente parlamentario no es ni mucho menos el único que es partidario de negociar con el Gobierno de Dudáyev. Alexandr Lébed, el general más popular del Ejército ruso, declaró ayer que el presidente Borís Yeltsin debería invitar al líder checheno a la mesa de negociaciones para resolver- el problema.. Opina Lébed qué la oposición no tiene ninguna fuerza en Chechenía. "Han inventado a la oposición, que allí nadie la desea, para organizar el conflicto checheno-checheno", dijo.

Varios periódicos publicaron ayer documentos que demuestran que el Servicio Federal de Contrainteligencia -el ex KGB- contrataba a soldados rusos para operaciones secretas en Chechenia.

La Cámara Baja del Parlamento ha preparado un plan de siete puntos para la solución pacífica del conflicto, pero ya el primer punto demuestra que el plan es inviable. Prevé la "disolución de los grupos armados", que recuerda la exigencia de Yeltsin, en el mismo sentido y de "entregar las armas". Pero lo que no se dice es quién disolverá los grupos -incluidas las tropas de Dudáyev- ni a quien un checheno. podría entregar sus armas, incluso si quisiera hacerlo. Simplemente no hay en Chechenia una fuerza neutral que pueda cumplir esta misión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 1994

Más información

  • Una delegación parlamentaria de Moscú pide el cese de los ataques