Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario dice que el presunto asesino de dos taxistas también intentó matarle a él en junio

Un empresario granadino afincado en Madrid ha declarado a la policía que Rachid Mugrab -presunto autor de los disparos que acabaron el pasado 21 con la vida de dos taxistas- también intentó matarle a él con una pistola pequeña el pasado mes de junio.

Manuel Ramos Pérez estaba detenido con su vehículo en un semáforo de la calle de Nicolás Sánchez, en Madrid, cuando Rachid y otro hombre se acercaron a su vehículo por ambos lados del coche. A voces, según relató el empresario, le dijeron que se apease del vehículo, un Mercedes 500. Manuel se asustó y apretó el acelerador y Rachid disparó.

El proyectil atravesó un cristal del vehículo y quedó alojado en el bolsillo de su camisa, "al lado del corazón", declaró ayer la víctima a este periódico. "Tuve que ir a urgencias del Doce de Octubre, tenía heridas de cristales en la cara. Y todavía", agregó Manuel, "tengo dos cristales pequeños dentro del cuerpo; los médicos me han dicho que si no me molestan no pasa nada". El empresario denunció la agresión en la comisaría de Usera, y hace unos días identificó a Rachid gracias a una fotografía aparecida en el periódico dando cuenta de su detención por el doble asesinato. El empresario recuerda que la pistola que llevaba Rachid era muy pequeña; creí", explicó ayer, "que era de juguete". El arma con la que fueron asesinados los taxistas también era pequeña. Para cerciorarse de que se trata de Rachid, la policía ha mostrado al empresario diversas fotografías de ciudadanos magrebíes, entre ellas la del acusado, y Manuel no ha dudado en señalarle.

Asimismo, otra ciudadana, María Luz R. V., ha reconocido a Rachid, también a través de las fotografías publicadas en el periódico, como el hombre que el pasado 12 de noviembre le quitó el bolso mediante el procedimiento del tirón. María Luz describió entonces a su atracador como un joven de unos 28 años y de pelo rizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1994