Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Petición de 10 años de cárcel para presunto extorsionador chino

La Audiencia de Madrid arrojó ayer una luz sobre las herméticas luchas de poder en el submundo chino. Fue en la vista de un juicio por homicidio frustrado. Un caso que saltó el pasado 14 de enero, cuando el supuesto extorsionador Xia Ping Su, de 22 años, pretendió cobrar 300.000 pesetas al matrimonio formado por Li Mao Xia y su mujer, Li Limei. El intento acabó, según el fiscal, con Li Limei cogida del cuello y a punto de ser tirada por el balcón de su domicilio. El acusado, encarcelado desde entonces, se enfrenta a una petición de 10 años de arresto mayor. La defensa pide su absolución.

El acusado y las víctimas ofrecieron versiones opuestas. Xia Ping Su sostuvo que fue invitado a entrar al domicilio de Leganés (178.000 habitantes). En su mano llevaba un papel en tregado por su prima en el que figuraba que Li Mao le había cobrado 300.000 pesetas por introducir a un pariente en España, cosa que finalmente no había hecho. El acusado afirmó que con su presencia sólo pretendía conseguir que Li Mao reconociese la deuda. Sin embargo, se encontró con que el matrimonio no dejó de golpearle -el hombre le sujetaba por detrás y la mujer le tiraba de los genitales- hasta que llegó la Policía Local. El relato del matrimonio fue bien distinto. Contaron que sobre las seis de la tarde oyeron ruidos procedentes del balcón. La mujer salió al pasillo. Allí se topó con Ping Su, quien la agarró del cuello y la arrastró. A gritos, exigió la entrega de las 300.000 pesetas. El marido, Li Mao, subiéndose los pantalones, negó la deuda y rechazó dar dinero. El intruso le amenazó con sacar una pistola y avisar a otros compinches. En un momento dado hizo amago de coger el arma. Li Mao se abalanzó sobre el supuesto extorsionador. El forcejeo siguió hasta el balcón, donde Ping Su -mucho más corpulento- intentó arrojar a la mujer al vacío, dejándola con medio cuerpo fuera. Los gritos de la pareja -en especial los de "¡mafia china!" de Li Mao- alertaron al vecindario y éstos, a su vez, avisaron a la policía.

Protección policial

Cuatro agentes locales, que ayer prestaron declaración, confirmaron que Ping Su trató de tirar por el balcón a Li Limei.

El comisario jefe de Leganés, José Manuel Sánchez, señaló que, tras la agresión, Li Mao y su mujer recibieron protección policial. "Estábamos preocupados por anteriores agresiones sufridas por la familia", relató el comisario, en referencia al secuestro que sufrió un año antes en Móstoles el hijo de un primo de Li Mao, un hecho que se relacionó con la mafia china. Uno de los acusados del secuestro era un sicario que en 1993 intervino en el apuñalamiento de un hombre en el restaurante Tiananmen. Este establecimiento saltó por los aires en septiembre pasado a causa de una misteriosa explosión.

El comisario de Getafe también recordó que recibió dos anónimos -uno procedente de la Seu de Urgel- que acusaban a Li Mao de actividades ilegales, imputación que se investigó infructuosamente. Li Mao llegó a España en 1987 y, según su testimonio, regento un taller de confección en Móstoles. Ahora se dedica a la "importación".

El acusado, procedente de la región china de Zejiang -cuna de la mayoría de los chinos ilegales-, dijo haber trabajado de camarero en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1994

Más información

  • Juicio por un supuesto homicidio frustrado