Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Zaragoza a la guerra en Bosnia

Aviones españoles se incorporan a la Operación Cielos Cerrados

Las condiciones meteorológicas no eran las mejores en la mañana de ayer en la base aérea de Zaragoza, pero los planes de despegue se cumplieron. El umbral de visibilidad era tan bajo que hasta estuvo a punto de impedir el aterrizaje del ministro de Industria en la capital aragonesa. Sin embargo, los cuatro cazas F-18 del Grupo 15 emprendieron vuelo a la hora prevista. Sus pilotos iban con buen humor y con un respeto riguroso a las normas de discreción impuestas por la OTAN a los militares que se incorporan a las operaciones sobre la antigua Yugoslavia. La única persona autorizada para hablar era el jefe de la escuadrilla, el teniente coronel Jaime la Hoz, que resaltó el "excelente ánimo" del grupo pese a que "el momento es especialmente delicado".En el momento en que se encuentren en estado operativo, los aparatos españoles se unirán a las otras unidades de la OTAN para participar en todas las misiones que se les encomienden, incluidos los ataques contra las fuerzas serbias que amenacen las zonas protegidas de la ONU en Bosnia o a los cascos azules.

Los cinco profesionales que unos noventa minutos después de abandonar suelo aragonés y cruzar el Mediterráneo tomaban tierra en la base de Aviano, en Italia, pasan a formar parte del contingente de la OTAN encargado de la Operación Cielos Cerrados, decidida por la ONU para impedir la utilización del espacio aéreo a los ejércitos enfrentados en los Balcanes. Ayer ya no hubo abrazos ni lágrimas a pie de pista, a excepción de los saludos y buenos deseos de los propios compañeros.

El día anterior otros dos aviones, esta vez de transporte, se habían encargado de llevar hasta Italia al medio centenar de personas y una buena parte del equipo de apoyo que formará el destacamento español en Aviano. Al final serán cerca de trescientos hombres los encargados de mantener en perfecto estado los cazabombarderos y los dos aviones cisterna que podrán efectuar maniobras de re postaje en vuelo. Parten conscientes de la posibilidad de par ticipar en la guerra. "Estamos cualificados internacionalmente como listos para el combate", manifestó sin perder la sonrisa el teniente coronel La Hoz Í justo antes de subirse al aparato que él mismo pilotó, encabezando la formación, hasta Italia. Los aviones de apoyo han viajado ya con los misiles aire-aire y aire-tierra, junto con artefactos explosivos guiados por láser, que armarán a los F-18 para entrar en combate si la evolución del conflicto balcánico así lo requiere. El próximo lunes, otros cuatro cazabombarderos viajarán hasta Italia para completar el contingente español.

El primer trabajo de los militares españoles es ya, desde ayer, el de integrarse en la estructura militar de la OTAN -aunque siempre estarán bajo mando español- existente ya en los Balcanes, con el fin de estar plenamente operativos el 1 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1994