NECROLÓGICAS

Louis Nizer, abogado de los famosos

Louis Nizer, el legendario abogado que se encargó de muchos casos célebres de personajes famosos, falleció el pasado día 10 de noviembre, a la edad de 92 años en un centro médico de Manhattan como consecuencia de un fallo renal. Hasta 10 días antes de su fallecimiento continuó acudiendo a su despacho.A lo largo de sus más de sesenta años de ejercicio de la abogacía, se estableció como una autoridad en temas de contratación, derechos de autor, plagio, libelo, divorcio, leyes antitrust y, en general, los referentes al mundo del espectáculo. Entre sus clientes se han contado personajes famosos como Charles Chaplin, Johnny Carson, Salvador Dalí, Eddie Fisher y Mae West.

Uno de sus casos más célebres fue la defensa de John Henry Faulk, un popular locutor de la CBS que en 1956 había sido relacionado con una conspiración comunista por un grupo de ultraderecha. Faulk obtuvo una indemnización por calumnias de tres millones y medio de dólares, rebajada en apelación a 500.000 dólares. La sentencia supuso el final de la caza de brujas en el mundo de la radiodifusión.

Nacido en Londres el 6 de febrero de 1902, se trasladó de niño a Estados Unidos. Su padre puso una tintorería en Brooklyn. Nizer se graduó en Derecho por la Universidad de Columbia en 1924. Dos años más tarde estableció junto con Louis Phillips una compañía de bogad-os, que llegaría a ser una de las más prestigiosas.

Autor de numerosos libros, su autobiografía, My life in court, publicada en 1962 y en la que incluía muchos de los casos que ganó, se convirtió en un best seller. Menos éxito tuvieron The jury returns (1966) y Reflections without mirrors (1978).

Otro de sus libros, Implosion conspiracy (1972), sobre el caso de Jullus y Ethel Rosenberg, juzgados por espionaje y ejecutados en la silla eléctrica en 1953, le valió una querella de los hijos de los Rosenberg, que le acusaban de difamación e invasión de su vida privada. La querella fue, sin embargo, desestimada en 1977 por el tribunal de apelación de Manhattan, y un problema conexo sobre derechos de autor fue solucionado al margen de los tribunales.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS