Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVO GOLPE CONTRA EL TERRORISMO

"Empezó a dispararme y yo repelí el fuego"

El sargento que puso en fuga al 'comando Vizcaya, relata su enfrentamiento a tiros

"Me llamó la atención un movimiento sospechoso de una persona que había a mi altura, al otro lado de la carretera, porque estaba andando como en círculos, y me quedé mirándola. Se giró de repente. Llevaba una trenka que le cubría,y vi que llevaba un subfusil. Instintivamente empuñé mi arma reglamentaria, que llevaba en el asiento del acompañante, siempre la llevo por precaución. A la vez que empezó a dispararme, yo repelí el fuego". Fue un duelo a tiros contra los miembros del comando Vizcaya en el que el sargento primero de Infantería José Luis Carrollo Raña salvó la vida gracias a su certero instinto, a su dominio, de las armas y a un valor escalofriante.El militar que puso en fuga a los tres miembros del comando Vizcaya relató con serenidad el tiroteo, desde el hospital Virgen Blanca, en declaraciones a Antena 3 T"V: "Esta mañana me dirigía a trabajar, como cualquier día. A la altura de Larrabetzu hay un semáforo, porque el pueblo es bastante estrecho. Había detenidos tres vehículos en el semáforo. El último era un Ford Escort. A la altura de ése, al otro lado de la calle, había una chica. Bueno, yo la vi después, en ese momento no me fijé. Yo paré a 10 metros. Por precaución, como siempre".

El sargento, que lleva destinado en el cuartel Soyeche, en Munguía, tres de sus 12 años de carrera militar, pasaba todos los días por el mismo semáforo. Con el brazo herido en cabestrino, continúa su relato sobre lo que sucedió desde el primer cruce de disparos: "Se ve que él también se sorprendió ante esta reacción y salió corriendo, a la vez que disparaba, -hacia la parte trasera de mi vehículo".

"Entonces me comenzó a disparar la chica. [Lourdes Txurruka], que estaba unos 10 metros más adelante, a la altura del Ford Escort. Hice dos disparos hacia ella y se fue a parapetar tras el Escort. En ese momento dejó de disparar" recuerda. "El otro terrorista estaba a unos ocho metros detrás de mi coche. Le vi por el retrovisor y había dejado de disparar. Aproveché para arrancar el vehículo, que se había calado, y emprendí la huida".

El sargento primero, cuya edad no ha sido facilitada, aunque ronda los 30 años, considera que "ha sido un cúmulo, de circunstancias que afortunadamente ha llevado a la desmantelación de este comando". Sobre el agente de policía herido posteriormente, afirma: "Lo siento mucho por el ertzaina herido, que está bastante grave. No ha tenido la suerte que yo".

En sus declaraciones televisivas, el sargento, se refirió a su propio estado: "Me han extraído la bala, con una trayectoria por el brazo, pero sin afectar a ningún hueso o tendón. Ha sido una herida superficial".

El militar pertenece a una familia de origen vasco y su novia también es vasca. Ayer, en su habitación de la clínica explicaba sus precauciones. al pasar por la localidad en donde le tendieron la emboscada: "Larrabetzu. es un pueblo bastante polémico. Es de gente abertzale. Tomas más precauciones si cabe, primero por el ánimo de la gente, que cualquiera se puede fijar, si está siempre por allí, de la hora, del vehículo. Y segundo, por lo que he dicho antes, que es un pueblo muy estrecho, que tiene el semáforo y que por ahí tienes que parar y entonces pues es un poco una calavera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994