Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento haitiano deja manos libres a Aristide para un perdón a los golpistas

El Parlamento de Haití ha dejado manos libres al presidente Jean-Bertrand Aristide para que decida la extensión del perdón a las personas vinculadas al golpe de Estado. Una semana antes de la fecha tope para su salida del cargo, el general Raoul Cédras aún no sabe si tendrá que responder ante un tribunal por sus crímenes durante los tres años de dictadura. La Cámara de Diputados, en la madrugada del viernes (hora española), y el Senado, en la tarde de ayer, aprobaron un complejo texto.

La resolución aprobada incluye un polémico párrafo que delimita la amnistía a los "crímenes que tienden a perturbar el orden del Estado (es decir, los políticos) y a los crímenes y delitos accesorios Como están definidos en el Código Penal". Ese vocablo, "accesorio", ha sido la clave de un enredo que ha durado casi una semana.Los diputados pro Aristide aseguran haber aprobado sólo una amnistía política y los golpistas reclaman que es general, es decir, que incluye los delitos de sangre. Las emisoras de radio locales repiten las dos versiones. En la calle, lejos del maquiavelismo de la lectura entre líneas, no hay tanta duda. Una nueva marcha en apoyo de Aristide, que pasó ayer jubilosa ante el Palacio de Justicia, exigió la captura y juicio de todos los criminales.

El texto presentado el pasado miércoles a la Cámaba baja por el ministro legítimo de Justicia e Interior, René Prosper, incluía en su artículo primero el controvertido término "accesorio". A pesar de ser un texto bendecido por el propio Aristide, sus diputados, miembros del movimiento Lavalas, modificaron, en los trabajos de la comisión, la redacción de dicho párrafo para evitar que esos "crímenes accesorios" pudieran ser interpretados después de forma laxa y convertirse en una puerta, de par en par, para la amnistía de los delitos de sangre. El pleno debatió, en la madrugada del viernes, los dos textos, el de Prosper y el de la comisión, aprobando en una larga, tormentosa y confusa reunión el texto más estricto.

Los diputados de la Alianza, partidarios del golpe, temerosos de perder las posibilidades de una redacción tan ambigua, forzaron una repetición del voto por defecto de forma, ordenando a sus diputados que votaran en bloque a favor del texto de Aristide sin modificación alguna. Era la primera vez que diputados golpistas apoyaban a Aristide.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de octubre de 1994

Más información

  • Polémica sobre los límites de la amnistía