La 'Partida de la porra'

Las patrullas vecinales surgieron con fuerza a finales de los setenta, ante un incremento de la delincuencia ligada a las drogas. A finales de 1979, las ciudades que forman el cinturón sur de Madrid -Alcorcón, Leganés, Móstoles, Fuenlabrada, Parla...- asistieron a una reacción ciudadana ante la delincuencia. En octubre de 1979 se produjo el intento de linchamiento -impedido por la policía- de un joven presunto delincuente por vecinos de Villaverde Alto armados con hierros y estacas. En febrero de 1980 fueron detenidos ocho vecinos de Orcasitas por formar piquetes de autodefensa.El fenómeno tenía ya una envergadura tal que en marzo de 1980 el ministro del Interior, José Barrionuevo, se manifestó contrario a las patrullas ciudadanas porque, dijo, "terminarán convirtiéndose en la partida de la porra". En febrero de 1984, los comerciantes de Moratalaz encabezaron una iniciativa para combatir a los delincuentes, ante el incremento de atracos que sufrían. Villaverde Alto volvió a ver patrullas vecinales en sus calles en febrero de 1986, ante la psicosis de delincuencia.

Más información

El pasado junio, el edil de Policía Municipal de Madrid, Carlos López Collado, del PP, explicó la existencia de patrullas vecinales contra la droga en el barrio de Maravillas (Malasaña) por el "fracaso del Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de octubre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50