Tribuna:Tribuna
i

Descontrol

La Bolsa española. cayó ayer al nivel mínimo del año arrastrada por Nueva York, mercado en el que ya nadie duda de una inminente subida de los tipos de interés. El dato sobre pedidos industriales creció en Estados Unidos un 4,4% en agosto, la mayor subida de los últimos 18 meses y ha sido, tras el avance del índice de índices -indicador de tendencia- la gota que ha colmado el vaso de las expectativas alcistas para el precio del dinero. La ausencia de un pronóstico claro sobre lo que pueda suceder en Europa en ese terreno provocó una corriente vendedora que hizo caer todos los índices más del 1,5%, con la excepción del mercado alemán cuyo horario no coincide con el de Nueva York. La Bolsa de Madrid situaba su índice general en el 290,07%, con una perdida del 1,91%, justo en un momento en el que Wall Street bajaba 39 puntos, cuando la bolsa española llegó a perder casi un 3%. El Dow Jones de Nueva York cerró ayer en 3.787,34.

El volumen negociado en Madrid fue de 35.780 millones de pesetas efectivas, una cifra inflada gracias a las compras institucionales, sobre todo en los minutos finales de la sesión. Los mercados europeos sufrieron recortes que oscilaron entre el 1,31 % y el 2,2% de París, aunque ninguno de ellos se vio afectado por el posterior acelerón de Wall Street, que a media sesión perdía 52 puntos. La confusión se ha adueñado de los inversores porque es imposible prever qué harán los bancos centrales con los tipos por la dificultad de cuantificar la posible subida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de octubre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50