Alemania registró el pasado mes una caída del paro de 142.400 personas

La Oficina Federal de Trabajo, con sede en Nuremberg, le sirvió ayer en bandeja el mejor regalo posible al canciller federal, el democristiano Helmut Kohl (CDU): a 10 días de las elecciones federales, la cifra de parados bajó en setiembre 142.400, la más baja del año. El total de parados en toda Alemania asciende a 3.493.000, que resultan de sumar 2.452.000 en el oeste, 78.000 menos que en agosto, más 1.041.000 en el este, 118.300 menos. En el oeste el paro bajó del 8,2 a un 7,9 % y en el este del 14,7 al 13,8 %.

El presidente de la Oficina Federal de Trabajo, Bernhard Jagoda, atribuyó a cuatro motivos el descenso del paro. En primer lugar, se trata de un fenómeno estacional, porque las cifras de septiembre son tradicionalmente más favorables por la recuperación económica de fines de verano. A esto se añade una mejora coyuntural en el oeste y un fuerte crecimiento económico del 9% en el este durante el primer semestre. No se puede dejar de mencionar como cuarto motivo la política de empleo.En este último punto se abre la interrogante de si de una forma más o menos encubierta se ha contribuido a pulir las cifras de paro ante la inminente consulta electoral del 16 de octubre. La sospecha se acrecienta si se tiene en cuenta que 45.000 personas han dejado de aparecer en las listas de parados para incrementar las de los que participan en cursos de formación profesional o recapacitación en una nueva profesión. Esta cifra responde a un "esfuerzo relativamente importante", pero, asegura Jagoda, "esto no tiene nada que ver con la elección federal del 16 de octubre".

A la hora de interpretar las cifras se ha producido la inevitable y consabida disputa entre Gobierno y oposición. Diversos portavoces de los partidos de la coalición de centro-derecha (democristianos y liberales) se apresuraron a declarar que la buena noticia de Nuremberg pone de manifiesto que la política económica del Gobierno es la correcta y "la recuperación ha alcanzado ya al mercado de trabajo".

En contra de esta afirmación, el ministro de Economía en la sombra de un posible Gobierno socialdemócrata, el presidente de Baja Sajonia Gerhard Schröder (SPD), atribuye a motivos estacionales el descenso del paro. Según Schöder, si se compara con el año pasado, hay 50.000 parados más y la media de este año será 3,7 millones, bastante por encima de la de 1993. Pinta Schröder, "por desagracia" eso sí, un negro panorama para 1995 y culpa de ello a que "la coyuntura interna haya sido estrangulada de forma sistemática por este Gobierno federal". Añade el político del SPD que los planes fiscales del Gobierno actual significan una reducción del poder de compra de los consumidores privados y "en contra de toda racionalidad económica, se debilita de nuevo el consumo. privado y se frena de forma palpable la necesaria recuperación".

Análisis económicos mas neutrales constatan que "todos hablan de la recuperación, pero a la coyuntura alemana le falta todavía para un amplio saneamiento el impulso decisivo", como resumía ayer la agencia DPA. El auge se basa sobre todo en las exportaciones y la construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de octubre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50