Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países en desarrollo crecieron tres veces mas que los ricos

LAS INSTITUCIONES DE BRETTON WOODS. El Banco Mundial (BM) publicó ayer su informe anual. Es el primer documento dado a conocer por las instituciones de Bretton Woods -el banco y el Fondo Monetario Internacional- con motivo de las reuniones de su 50º aniversario y de su asamblea anual, que se celebrarán en Madrid desde esta semana hasta el 6 de octubre. El pasado ejercicio, el banco concedió a los países en desarrollo préstamos por un total de 20.836 millones de dólares (2,7 billones de pesetas), lo que supone una reducción de 2.860 millones con respecto al año anterior. La institución justifica esta reducción por el aumento del flujo de capital privado hacia determinadas zonas. En 1995, sin embargo, prevé otorgar préstamos por valor de 25.000 millones de dólares. China ha sido el país más beneficiado por las ayudas.

Los países en vías de desarrollo -excluidos los que pertenecen el este de Europa- volvieron a experimentar el año pasado una considerable tasa de crecimiento -el 4,5%-, más de tres puntos por encima de los países industrializados, cuyas economías crecieron un modesto 1,2%. Es el tercer año consecutivo que este tipo de países aventaja a las economías industrializadas, y ello, según el Banco Mundial (BM), se debe a varias razones. La principal, la cada vez más amplia política de reformas llevada a cabo en varios países, pero también la bajada de los tipos de interés en el mercado internacional y el enorme flujo de capital privado que han recibido de los países más desarrollados.Con todo, el crecimiento de los países en vías de desarrollo en muy distinto según las áreas y entre los propios países. Mientras en el este de Asia y en el Pacífico el crecimiento fue del 9,2% -impulsado sin duda por el 13% de aumento del producto interior bruto que registró China-, Latinoamérica y el Caribe crecieron el 3,5%, frente al 2,8% un año antes.

En esa zona las diferencias entre países son muy notables. Así, por ejemplo, Brasil creció un 4,9%, algo espectacular si se tiene en cuenta que el año anterior su economía había tenido una tasa negativa del 1%. Sin embargo, Venezuela entró en recesión, entre otras razones, por su inestabilidad política y la caída de los precios del petróleo. México, que en 1992 había crecido un 2%, el año pasado se estancó debido a sus esfuerzos para reducir el déficit exterior, algo que ha conseguido.

Por lo que respecta al crecimiento en el sur de Asia, fue del 3,8%, menor al de 1992, en parte por el resultado de las devastadoras inundaciones en Paquistán hacia finales de 1992, y también por la debilidad que mostró el nivel de producción industrial en la India. La caída que experimentaron los precios del petróleo en más de un 10% contribuyó al descenso del producto interior bruto de Oriente Próximo y norte de África hasta quedar situado en el 1,9%.

El informe del Banco Mundial señala el importante declive del producto interior bruto en los países del este de Europa y en la Federación Rusa donde el PIB cayó más del 7%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 1994