Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Maestro y sabio

NACIÓ CASI con el siglo, y con el penúltimo aliento del mismo desaparece.. Ha marcado su época y su mundo. Ha muerto Karl Popper, posiblemente el contemporáneo a quien mejor cuadra ese título que no es académico, sino suma de cualificaciones de humanidad, lucidez y pensamiento el de sabio. Se formó en el Círculo de Viena, ciudad en la que había nacido en 1902 y que en la época de entreguerras fue la capital de la razón y del sentimiento, de la nueva estética y del pensamiento, de la modernidad.Como tantos otros protagonistas de aquella era vienesa emigró a Londres -tras varios años en Nueva Zelanda- cuando, desde Alemania, Hitler anunciaba ya la extensión de la barbarie por Europa. La fortaleza de la civilización y la libertad en aquellos terribles años de nazismo y guerra en el continente fueron forjando su obra. La filosofía de la ciencia es un saber que casi se identifica con su nombre. El criterio que forjó de delimitación de lo científico es ya parte sustancial del saber de nuestro tiempo.

Popper aplicó dichos criterios también al terreno de las ciencias sociales. Su crítica de los totalitarismos en La sociedad abierta y sus enemigos, publicada en 1945, es sin duda uno de los cuatro o cinco libros más influyentes de nuestro siglo. Izquierdista en su primera juventud vienesa, pronto rompió con el marxismo, al que reprochó (en La miseria del historicismo) un fatalismo incompatible con el individuo libre y racional. Su filosofía rescata al individuo del determinismo de clase, raza y nación. Ojalá le leyeran más muchos de nuestros contemporáneos tan adictos al mito de uno u otro tipo.

Clásico indiscutible del pensamiento contemporáneo, su obra es un conmovedor alegato en defensa de la libertad. El propio autor relativizaba sus principios con esa ironía tan propia del hombre libre. Pero dificil es discutir que Popper ha representado una de las mayores aportaciones a lo que constituye el saber contemporáneo de la humanidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 1994