Cartas al director
i

Cañones de nieve

He tenido ocasión de conocer las instalaciones del puerto de Navacerrada para la producción de nieve artificial.Considero que es una obra magnífica que ha requerido un gran esfuerzo técnico y económico, aparte de gran entusiasmo, para vencer tantas dificultades de todo tipo.

Confío que su funcionamiento sea un éxito y que todos (usuarios o no) nos sintamos satisfechos de que Madrid tenga, en su magnífica sierra, un lugar para el disfrute del deporte de la nieve sin que se haya deteriorado el entorno, como los retrógados y agoreros han vaticinado.Amella Perea Núñez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de septiembre de 1994.