_
_
_
_

El número de ciclistas muertos en lo que va de año supera a las víctimas de todo 1993

Los accidentes de ciclistas con resultado de muerte en la Comunidad de Madrid no cesan. En lo que va de año han fallecido ya seis cicloturistas, uno más que en 1993. Según la Federación Madrileña de Ciclismo, las bicis cometieron alguna imprudencia sólo en un 10%o de todos los accidentes (la mayoría de ellos, en carreteras sin arcén) en los que se han visto implicadas. La Comunidad de Madrid espera que desciendan los siniestros cuando se termine el carril-bici de la carretera de Colmenar Viejo, una de las más peligrosas para los aficionados al pedal.

"Los ciclistas estamos condenados a no desprendemos del luto", se duelen en los clubes ciclistas de la región. El año comenzó mal, con la muerte del corredor profesional Antonio Martín, en Torrelaguna, y el fallecimiento de un niño que viajaba en su bicicleta por la carretera de Burgos, en el término municipal de Alcobendas.Posteriormente, dos corredores juveniles perecieron: uno arrollado por una moto en El Escorial y otro atropellado por un camión en la carretera de El Goloso a Alcobendas. La fatídica lista se cierra con el fallecimiento de un veterano en Chinchón. Y hay que sumar cinco heridos (tres muy graves y dos graves) también en los primeros ocho meses del año.

La mitad de los accidentes se produjeron en carreteras sin arcén, según datos de la Federación Madrileña de Ciclismo. Sólo en un 10% de los percances el vehículo de dos ruedas cometió una imprudencia, a juicio de los clubes ciclistas.

Puntos más peligrosos

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El inicio de la autovía de Colmenar Viejo, la carretera M-505 (que une Las Rozas y El Escorial) y el madrileño paseo de la Castellana son, hasta el momento, los puntos de la región más peligrosos para estos deportistas. También están calificadas pomo vías de alto riesgo la carretera de Extremadura, entre Alcorcón y Móstoles, y la de Burgos.

A partir de septiembre, con la conclusión de las obras del carril-bici en la carretera de Colmenar Viejo, la Comunidad de Madrid espera una disminución en el número de accidentes.

La Dirección regional de Carreteras de la Comunidad de Madrid espera con impaciencia los primeros resultados del espacio dedicado exclusivamente a los aficionados al pedaleo. "Intentamos mejorar la seguridad vial y deseamos que el balance sea mucho más alentador para los ciclistas", manifestó Agustín Herreros, director regional de Carreteras y artífice del carril-bici. En la capital se ha abierto ya un primer tramo del circuito que recorrerá el Pasillo Verde Ferroviario desde el parque Tierno Galván hasta el Campo del Moro.

Tanto los clubes ciclistas como los automovilistas han criticado la forma en que se han ejecutado los primeros 50 kilómetros del carril-bici de la carretera de Colmenar Viejo. "Han pintado de rojo el arcén, pero no existe ninguna separación entre el carril de bicicletas de los coches, con lo que el peligro sigue siendo el mismo", comentó Andrés Gómez, un ciclista de 42 años.

Al mismo tiempo, los automovilistas dicen estar desorientados por la manera en que deben circular al abandonar o incorporarse a la carretera, ya que en una distancia de unos tres metros se encuentran con dos señales de ceda el paso.

Para el mes de octubre, el Ayuntamiento de Madrid, a través del Instituto Municipal de Deportes, y los clubes ciclistas impartirán en la Casa de Campo cursos de educación vial para estos deportistas. En las clases recibirán conocimientos básicos de mecánica de la bicicleta y enseñanzas teóricas sobre cómo escalar, descender o llanear.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_