Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FUTBOL SEGUNDA DIVISION

El Rayo saca tajada con disciplina

El Villarreal y el Rayo Vallecano opusieron idénticas armas en su enfrentamiento de ayer en el Madrigal. Es decir, fútbol fuerza no exento de brusquedades. Ambos conjuntos se olvidaron de la portería contraria y se enzarzaron en una espesa y tediosa batalla muscular en el centro del campo. El resultado, por tanto, no pudo ser otro que el del empate a cero inicial, dado el nulo bagaje ofensivo que a lo largo de los 90 minutos cosecharon ambos equipos.No obstante, el equipo de David Vidal puede mostrarse más sonriente tras esta estéril batalla futbolística, ya que al menos estrenó la psicológica cuenta de positivos en su retorno a la Segunda División. Pero futbolísticamente, los de Vallecas tendrán que incrementar su nivel si pretenden dominar en la categoría, ya que por lo visto ayer en el Madrigal defenderse saben casi todos.

Tanto el Villarreal como el Rayo comenzaron el encuentro con grandes precauciones y en algunos momentos, a no ser por las chispas que saltaban de los atolondrados encontronazos que se producían en el centro del campo, parecía que el empate estaba firmado de antemano. Los dos entrenadores desplegaron un sistema táctico similar: dos barreras defensivas y dos puntas. En el Rayo este esquema teórico funcionó hasta la lesión de su delantero Anderssen. A partir de entonces, los de Vallecas se encomendaron a la habilidad de Onésimo como única vía para llegar al gol. Tal fue la apatía ofensiva de los dos equipos que en todo el partido apenas crearon cuatro ocasiones de gol, dos por cada bando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 1994