_
_
_
_
FUTBOL SEGUNDA DIVISION

El Getafe tampoco puede este año con el Salamanca

El portero local salvó un punto

El primer punto que vuela de Las Margaritas en la Segunda División no se lo llevó uno de esos equipos llamados a hacer grandes cosas, sino un recién ascendido a la categoría. Es decir, un conjunto que posee la misma condición que el Getafe. El debú liguero de los getafenses careció de gracia, y un viejo conocido, el Salamanca, recibió con agrado su primer positivo. Entre ambos equipos se percibió aún cierto tufillo a Segunda B. Claro que la competición acaba de comenzar. Habrá que esperar el transcurso de las jornadas para verificar las posibilidades del Getafe.El conjunto charro fue, posiblemente, el peor equipo que podían encontrar los getafenses en el primer partido del campeonato. A pesar de las incorporaciones de unos y otros, ambos conjuntos se conocen muy bien, y el técnico salmantino José Manuel Lillo sabe cómo parar la sala de máquinas del Getafe, algo que ya demostró el pasado año. En Segunda B, el Salamanca demostró ser superior a los madrileños y consiguió el ascenso de forma más holgada que el Getafe. Con semejante enemigo, a los getafenses apenas les quedó encomendarse a la diosa fortuna y a san Pedro Caballero, quien detuvo un riguroso penalti por empujón a Balta en el minuto 51. Caballero le adivinó la intención a Jandri y envió la pelota fuera, deshaciendo la mejor ocasión del Salamanca.

Penalti fallado

El penalti marcó, sin embargo, un antes y un después en la forma de juego del Getafe. Hasta ese momento, la pizarra había dominado los movimientos de unos jugadores atenazados por los nervios y poco propensos a diseñar jugadas de peligro sobre el césped. El clásico centro del campo local (Jaime, Mariano y Guerrero) con el añadido de Argenta fue incapaz de organizar el juego y de imponer su mayor técnica en la parcela central. Sólo les benefició la actitud de un Salamanca que se presentó como un conjunto agazapado en su parcela y que limitó todas sus incursiones ante el portal de Caballero a la imprecisión del pase largo.

Con Mariano poco afortunado y Guerrero demasiado escorado en la banda derecha, el Getafe perdió dotes creativas y ofreció un bagaje de recursos muy escaso. Argenta y Guerrero comprobaron la agilidad de Olabe con sendos disparos, sobre todo, el de éste último, al que el meta salmantino llegó con la yema de los dedos. Pero sobre el césped faltaba alegría y soltura.

Tras el penalti, la decoración cambió un poco. El Salamanca, que tras el descanso pareció salir más decidido, se retiró unos minutos a reflexionar sobre los aciertos de Caballero, y Luis Sánchez Duque aprovechó para dar entrada a Rafita. El cambio dio mayor verticalidad al Getafe, y, sobre todo, el balón se movió con más agilidad. A pesar de su juventud, Rafita encandiló al público de Las Margaritas, que ya lo descubrió en la pasada campaña y espera, casi con ansiedad, su aparición. El getafense goza de una condición técnica excelente y del descaro necesario como para mover la batuta del equipo con inteligencia y picardia.

A pesar de ello, el Salamanca soportó el pequeño chaparrón e insistió en un esquema cada vez más conformista que ahogó a los getafenses. El conjunto charro renunció a mirar a Caballero desde más cerca de 15 metros y pobló su medio campo esperando el pitido final. Ante ello, el Getafe no encontró más solución que apechugar con el primer negativo y esperar mejores oportunidades, aunque el calendario no le reserva mucha fortuna con los enfrentamientos ante Rayo Vallecano, Villarreal y Osasuna.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_