Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO CAMPEONATO DEL MUNDO

España sigue derrochando ventajas

La selección de Lolo Sainz se jugará el noveno puesto con Argentina

España parece no haber aprendido la lección y sigue comportándose como un millonario derrochador en la fase de ¿consolación? a pesar de que China mostró con claridad los peligros de la confianza dejándole con una mano delante y otra detrás. Una vez sí y otra también, se dilapidan fortunas en forma de puntos de ventaja para llegar a los finales de partido en estado de ata que de nervios. 19 puntos de ven taja llevaba ante Brasil, y 18 de ellos se fueron como si se los llevase el viento. No hizo falta mucho, España dio por terminado el partido con antelación, y Brasil, que hasta el. momento había, mostrado una salud física y mental incluso mas, precaria que la. española, revivió de la mano de De Souza. No hacía falta que empezasen a meterlas todos. No, con uno bastaba.La diferencia fue disminuyendo paulatinamente. Primero fueron 15, luego 13, un triple lo dejó en 10 y otro en 7. Tiempo muerto, gritos en él banquillo. Nada cambió. Ya sólo 4. España estaba a tiro de piedra. De la existencia placentera. a los agobios, todo ganado a pulso por los mismos, por el equipo español. Jofresa y Villacampa acertaron al final., España ganó y se retiró de mala gana a los vestuarios. Por fin es viernes y ya sólo queda un partido, 40 últimos minutos de un suplicio ganado a pulso. El rival será Argentina que derrotó claramente a una Alemania que está bajo cero. "Esto parece el torneo de Navidad. Jugamos contra Brasil, Argentina, otra vez Brasil, otra vez Argentina", se oía en el hotel, donde se hospeda la selección. Por lo visto y si nadie lo remedia, la táctica a emplear será la misma. Hay que sacar 15-20 de ventaja, y luego hay que perderlos, para jugarse el deprimente 90 puesto en los últimos dos minutos. Igual es la forma de dar emoción a este castigo. Nunca se sabe.

Estados Unidos y Croacia sigue a su camino hacia la final, aunque les ha salido una piedra en el zapato, la selección rusa. El pseudo-Dream Team sufrió como no lo había hecho hasta ahora para doblegar a un grupo de jugadores al que no se les ha prestado demasiada atención, pero que demostraron estar preparados y perfectamente capacitados para arruinar el deseado enfrentamiento entre croatas y americanos, previsto para esta noche a las 22.00 hora. Tanto ensueño tanto súper jugador, y al final EE UU tuvo que acudir, cual niño de Zumosol con su primo, al único que realmente merece tal tratamiento, Shaquille O'Neal.

O'Neal marcó las diferencias en un partido donde Rusia dominó el. rebote en muchos momentos de forma descarada. Los rusos conforman un conjunto talentoso, con muchos centímetros y suficiente arrojo. Desdeñaron la posibilidad de. reservarse para semifinales y plantaron cara desde el principio hasta el final, de la mano de un portento de jugador, Eugeni Kisurin, 25 años, 2,06 metros y un enorme talento para el juego. Hasta que el demoledor rapero de Orlando no se hizo un hueco en la zona y desequilibró la balanza, el partido se debatía en la zona de dominio americano sin estridencias.

En el otro encuentro, Croacia siguió calentando motores para sus decisivos compromisos. El entrenador griego, una vez observada la imposibilidad del éxito, retiró a sus hombres importantes para reservarlos, lo que seguramente volverá a hacer en la semifinal ante EE UU. El calendario ha sido hecho con los pies (solo hay 13 horas de diferencia entre las semifinales y los partidos finales) y ya no queda más objetivo griego que la lucha por la medalla de bronce. Croacia, con Radja de estilete (27 puntos) y Vrankovic dominando los tableros (12 puntos, 12 rebotes), imposibilitó otro milagro griego. La hora de la verdad para Kukoc y compañía habrá llegado esta madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 1994