Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde niega el permiso para que las máquinas del metro pisen la Casa de Campo

El Ayuntamiento de Madrid niega el permiso de ocupación de la Casa de Campo para las obras del desvío de la línea 10 de metro hasta la nueva multiestación de Príncipe Pío. La Consejería de Transportes solicitó la autorización el 5 de agosto. Previamente había adjudicado la obra -con un trazado aéreo sobre la Casa de Campo, la M-30 y el río Manzanares- por casi 5.000 millones."Denegaremos el permiso, y cuando quieran entrar las máquinas, la Policía Municipal les pedirá la autorización del dueño, que somos nosotros, y no la tendrán", dijo ayer la concejal de Medio Ambiente, Esperanza Aguirre. Fuentes de la Comunidad aseguraron ayer que las máquinas no entrarán este mes.

El Gobierno municipal del PP ha tragado con la "autoconcesión" de licencia para esta obra, efectuada en julio por el Gobierno regional, pero no con el permiso de ocupación. "No pueden entrar en el salón de una casa particular", resume Aguirre. Virgilio Cano, portavoz del Gobierno regional, contestó: "Si su cocina tiene un escape de gas, habrá que intervenir".

Desde hace un año, el Ayuntamiento ha utilizado todos los recursos para bloquear este desvío de la línea 10. Su repercusión ambiental y estética en la Casa de Campo ha sido el principal argumento en contra. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, y el consejero Cano coincidieron ayer en señalar una razón política detrás del conflicto. El regidor dice que la consigna es "frenar a la derecha". Y para el consejero socialista hay "una ofensiva de la derecha" por el bloqueo de la Comunidad al proyecto municipal de promover 70.000 viviendas en seis nuevos barrios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de agosto de 1994