Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Ciclistas en la Casa de Campo

El día en que el Ayuntamiento limitó el acceso de vehículos a motor a las zonas próximas a las carreteras asfaltadas de la Casa de Campo se consiguió, por fin, que ese magnífico parque, que nunca valoraremos bastante los habitantes de Madrid, empezara a estar limpio. Lástima que, además, se haya limitado excesivamente el acceso de vehículos por caminos asfaltados a muchas zonas de gran belleza. Pero, en fin, bienvenidas sean esas limitaciones si, por un lado, permiten un recinto limpio y, por otro, nos permiten disfrutar de él recorriéndolo tranquilamente a pie.Digo que nos permiten, aun que debería decir nos permitieron, ya que la tranquilidad del paseante en la Casa de Campo se ha terminado definitivamente gracias a esa plaga de ciclistas, domingueros o de diario que la invaden sin respetar nada. Por que los ciclistas son infinitamente más peligrosos que antaño los automóviles; éstos, en general, se atienen a unas normas de circulación, suelen ser responsables de sus actos y circulan por caminos y lugares definidos. Los ciclistas, no. Son absolutamente irresponsables y anárquicos, no avisan de su presencia y, como no hacen ruido y circulan por cualquier carretera, acera, camino o sendero, pueden, en cualquier momento, llevarse por delante al sorprendido peatón, cuyo único recurso es salir por pies ante el inminente atropello.

Y no se le ocurra a usted, sufrido peatón, hacer la más mínima protesta. El ciclista se sabe amparado por esta absurda moda actual del ecologismo a ultranza, y le plantará cara, alegando todos esos derechos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción