Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paquita la del Barrio encandiló al público

Subió al escenario envuelta en un auténtico traje de luces: las lentejuelas de su ceñido vestido encandilaron al millar de personas que acudió a aplaudir a la cantante mexicana Paquita la del Barrio al patio viejo del Cuartel del Conde Duque, dentro del calendario municipal de actividades de los Veranos de la Villa."Estoy como una rosa", puntualizó la intérprete momentos antes de cantar. Descartaba así los rumores que aseguraban que suspendería su actuación de anoche y el resto de su gira española.

Paquita la del Barrio canceló el pasado sábado 2 de julio una presentación en la ciudad de San Sebastián debido a una gastroenteritis aguda de la cual ya está totalmente restablecida. El médico le recetó reposo y un régimen alimenticio, y Paquita ya los ha cumplido.

Su vozarrón, arropado por los acordes del grupo mexicano Oro Negro, cautivó a un público sosegado cuando le advirtió en la segunda canción de la noche: "Ni un cigarro te doy, ni me lo pidas...". Así comenzaron las primeras risas nerviosas de la noche, refrescada por una ligerísima brisa.

Tal como dijo el presentador de la artista mexicana, pese a sus gritos de guerra ("¡me estás oyendo, inútil!"), "Paquita ama demasiado a los hombres". Lo que sí quedó claro es que ama los abalorios: llevaba 18 adornos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1994