Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Público.

Aunque los alrededores de Wimbledon se ven adornados por largas colas, la organización del torneo está preocupada por el descenso de espectadores que se produce en esta edición en relación con la de 1993. Iniciada ya la segunda semana, en las gradas han entrado 10.316 espectadores menos que en 1993.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 1994