Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid también suena

La historia de la ciudad se vende en dos cintas de una hora

Dos cintas, de una hora de duración, encierran la historia de Madrid desde su nacimiento, hace nueve siglos, hasta hoy. La guionista Teresa Uriburu define así a los alcaldes de la democracia: Tierno Galván sólo es recordado como el edil de la movida; Barranco, como el que inauguró el Auditorio Nacional, y Rodríguez Sahagún, como el gestor de "una arrolladora acción de mejora de la Villa en un tiempo récord".

La historia en la cinta acaba con la visita del Papa y la inauguración de la Almudena en junio del año pasado. La guionista, nacida en Argentina, asume al final de la grabación que "Madrid y su alcalde, José María Álvarez del Manzano, demostraron estar a la altura "del desafío" que representó la capitalidad cultural en 1992. Ninguno de los locutores -dos voces masculinas tranquilizadoras- especifica los "cientos de actos culturales" que se celebraron ese año."Es complicado ser ecuánime. He caminado sobre huevos, pero hasta ahora no he recibido críticas", señala Uriburu, que hace 18 años creó una historia de España con 200 diapositivas y cinco cintas. "El gran problema de una historia grabada es la falta de tiempo para decir todo lo que sería necesario. Ésa es la razón de que no se hable de los túneles que inauguró con tanta rapidez Rodríguez Sahagún y que han aliviado considerablemente el tráfico. Zanjé la cuestión en una frase", añade.

Uriburu, que no pudo acabar Filosofia y Letras en Buenos Aires por desgracias económicas imprevistas, ha recurrido a 27 libros y enciclopedias para documentarse. El audiolibro, que será presentado hoy por el alcalde Álvarez del Manzano, ha representado dos años de trabajo.

Más Velázquez

Ahora que está a la venta (1.400 pesetas), Uriburu cambiaría la ligera referencia que hace al chotis como baile de origen alemán, porque no menciona que otros cronistas marcan su origen en Escocia. "Debería haber ampliado las líneas dedicadas a Velázquez. He sido demasiado parcial con Goya, que es mi favorito. No están tratados con la misma intensidad", dice la autora con autocrítica.

Uriburu defiende las grabaciones de libros para aquellos que no tienen tiempo ni tranquilidad para leer. "Puedes planchar, conducir o caminar mientras aprendes secretos de la historia de Madrid", señala. "Sólo en un convento encuentras la paz necesaria para la lectura", agrega. La autora asegura que la gran ventaja de las grabaciones es que permiten al interesado tener una visión global y ordenada de Madrid. "Incitan a leer: si al oyente le gusta un personaje, puede comprar un libro para documentarse", comenta.

Los últimos hechos de la historia de Madrid reseñados en las cintas son nacionales. La firma de la Constitución, los pactos de La Moncloa o el 23-F "forman parte de la crónica de la ciudad", porque, según Uriburu, "tuvieron lugar aquí". Su principal fuente de documentación de la transición ha sido la prensa.

Uriburu, que después de haber actuado de guía de Madrid delante de sus amigos argentinos escribió una historia de la ciudad, se ha dejado guiar a su vez por la intuición para dirimir polémicas ancestrales. "La discusión sobre la presencia del Cid en Madrid me produjo una rabieta enorme. No sabía de quién fiarme. Finalmente, el instinto me hizo optar por quienes lo niegan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1994