Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos y registradores constituyen una comisión para facilitar la aplicación de la ley de subrogación de hipotecas

Los diferentes colectivos relacionados con la aplicación de la nueva ley de subrogación de hipotecas -bancos, cajas, notarios, registradores y constructores- han creado una comisión conjunta con el objetivo de facilitar la aplicación de la ley y superar los problemas de interpretación surgidos entre las partes en sus casi dos meses de vigencia. Esta comisión se reunió la pasada semana por primera vez y hoy celebra una nueva sesión.Desde el día de su publicación en el BOE, en abril, el número de subrogaciones -cambio de las condiciones de la hipoteca y de la entidad acreedora- inscritas ha sido mínimo. Bancos y cajas han expresado cierto malestar ante las dificultades técnicas que oponen los registradores.

Los registradores, mientras, creen que la nueva ley presenta importantes lagunas para su aplicación en casos concretos, pero dicen que apoyan y aplican la ley. Algunos usuarios también se han mostrado críticos con las entidades financieras que, aseguran, no facilitan toda la información. Para los usuarios, el principal inconveniente de la nueva ley es que no autoriza el cambio de la mayoría de las condiciones de la hipoteca: capital, periodo y condiciones de amortización.

La comisión, compuesta por tres registradores, dos notarios, un constructor, un representante del Banco Hipotecario, uno de la Caja de Madrid, uno de un bano y un asesor de la Federación Hipotecaria Española, discutirá hoy acerca de los criterios para determinar en qué condiciones subrogación supone una mejora efectiva de las condiciones e la hipoteca. Esta calificación s la que permite al titular del rédito acceder a las rebajas de costes notariales y registrales, y a las exenciones fiscales.

Carmen de Grado, una de los registradores miembros de la comisión, señala: "Es en las subrogaciones donde surgen más problemas de interpretación, en especial para poder registrar las nuevas condiciones sin que perjudiquen a los acreedores hipotecarios intermedios". En su opinión, las sesiones de la comisión se centrarán especialmente en las subrogaciones, "ya que las novaciones [simple modificación del tipo de interés sin cambio de entidad financiera] ya se realizaban antes de la aprobación de la ley".

La mayoría de las negociaciones entre las entidades financieras y los titulares de los créditos tienden a rebajar el tipo de interés hasta el límite en que ya no resulta rentable asumir el coste de registrar el cambio de entidad.

La inscripción de subrogaciones se ha mantenido bajo mínimos hasta el momento. En la primera reunión de la comisión conjunta, el representante del Hipotecario señaló que en el caso de esta entidad, la primera de este mercado, sólo había afectado al 1% de todas las modificaciones efectuadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994