Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las caricaturas de la Vuelta

Una caricatura se hace de memoria y se completa con el recuerdo. "Cuando conoces demasiado a alguien te envicias con su rostro y es más difícil ser sintético en los trazos", explica Fernando Cabezas, que expone 20 caricaturas de ciclistas de todos los tiempos en un café del viejo Madrid. Cabezas es periodista y trabaja en el gabinete de prensa de la Comunidad de Madrid, y ha sido caricaturista político de Informaciones, Pueblo y El Independiente.El café La Unión, sede de la muestra, comenzó con su tradición de exposiciones hace 13 años. Para llenar de cuadros las hornacinas de las paredes, sus dueños perseguían a pintores por el Rastro. Hoy, la programación está planificada hasta 1996.

"He seleccionado las 20 caricaturas entre más de 60. Cuando llegue a las cien pretendo hacer un libro que contenga, además, comentarios biográficos y humorísticos sobre todos los ciclistas y una ficha con sus victorias", señala Cabezas. Perico Delgado aparece con un tirachinas en el bolsillo de la camiseta, "porque es muy pillo". Federico Martín Bahamontes empuja un carrito de helados, "en recuerdo de aquella vez que se tomó un helado en la cima de un puerto mientras esperaba al pelotón". José Manuel Fuente pedalea acosado por un ave. "Es la famosa pájara que solía darle. Le conozco, y Fuente opina que los ciclistas de ahora no se arriesgan como los de antes", puntualiza Cabezas.

En la colección del café también hay célebres ciclistas extranjeros, aunque no figura Rominger. "Un ciclista no se hace popular hasta que no acaba su carrera". Cabezas se ha encargado de poner en el papel parte de la leyenda que les acompañó siempre. Hinault está dibujado con una cola de lagarto, porque le llamaban El Caimán debido a su poderío. Induráin está mirando el reloj. Fignon lleva un paquete de dinamita en el bolsillo: "Era muy dinamitero. Atacaba y rompía los pelotones". Todas las caricaturas, en blanco y negro, están a la venta, por 15.000 pesetas.

"Ya no me apetece dibujar políticos, porque no puedes ponerlos a parir, que es la misión del caricaturista. Los directores de periódicos exigen que seamos acordes con su línea. Si vas a tu aire, no les interesa", señala Cabezas.

20 caricaturas de ciclistas. Hasta el día 22. Café La Unión (calle de la Unión, l). Metro ópera. De 19.00 a 2.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de mayo de 1994