Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Renault Sport exige soluciones

Patrick Faure, presidente de Renault Sport, la firma que aporta motores a la escudería Williams, exigió ayer soluciones rápidas y concretas a las autoridades deportivas y a los constructores en unas declaraciones realizadas en el circuito monegasco, donde el domingo se disputará el Gran Premio de Montecarlo.

Faure dijo que está decidido a hacer lo necesario para organizar una reunión de los constructores, los pilotos y las autoridades deportivas para evitar que situaciones como las de Imola o la que ayer se vivió en Montecarlo se repitan en el futuro.

"Tenemos la obligación de exigir al poder deportivo que mejore la seguridad lo más rápidamente posible y de forma considerable", indicó. "No hace falta precipitarse. Pero tampoco podemos quedamos en la apariencia. Se trata del interés de la fórmula 1. No puede producirse de nuevo lo ocurrido en Imola y hoy en Mónaco".

Once días después de la muerte del brasileño Ayrton Senna, el personal de Renault sigue traumatizado, aseguró Faure. "Estamos en la F- 1 y seguiremos en ella, pero es evidente que no podemos competir en condiciones de seguridad insuficientes. Tenemos la impresión de que los coches van excesivamente rápidos y son muy difíciles de pilotar tras la desaparición de las ayudas electrónicas. Somos conscientes de que no puede seguirse sin hacer nada".

Faure añadió que no descarta ver en el futuro al ex piloto Alain Prost haciendo de interlocutor ante las autoridades federativas y los constructores. "Si los pilotos se lo piden, no puede negarse. Y nosotros estaremos absolutamente a su lado. Prost ha sido cuatro veces campeón mundial y reúne todas las cualidades para ocuparse de la seguridad".

Prost, dispuesto

Por su parte, Prost confesó su predisposicion a aceptar esta responsabilidad si los pilotos se lo piden. "Es necesario que se unan, se organicen y tengan las cosas muy claras", explicó Prost a su llegada de Brasil, donde acudió al funeral de Senna. Prost fue criticado por el piloto brasileño Nelson Picquet por su presencia en Brasil. "Fue un acto demagógico, porque Alain había criticado en mil ocasiones a Ayrton".Picquet, que no acudió al entierro, se refirió también al nuevo reglamento establecido por la FIA esta temporada y se mostró de acuerdo con su aplicación. "Me parece bien la postura de los dirigentes actuales porque estas medidas devuelven protagonismo al piloto", dijo. "Y creo que los accidentes que produjeron la muerte de Senna y Ratzemberger fueron consecuencia sólo de problemas mecánicos".

Algunos pilotos incidieron en el asunto de la seguridad, tras la sesión de entrenamientos. Gerhard Berger (Ferrari) señaló que había tenido algunos problemas de adherencia. "Las modificaciones aerodinámicas del coche no han dado el resultado que esperábamos y tenemos un problema de adherencia. Debemos estar muy atentos para no perder el control".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994