Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los resultados finales en Suráfrica sellan la amplia mayoría absoluta de Mandela

El Congreso Nacional Africano (ANC) dominará la política surafricana durante décadas tras su holgadísima victoria en las primeras elecciones multirraciales democráticas de la historia del país. La organización de Nelson Mandela obtuvo el 62,6% de los sufragios emitidos en los comicios de la pasada semana, lo que le proporciona 252 actas en una Asamblea Nacional de 400 escaños. Un primer análisis de la demografía electoral muestra, que el ANC obtuvo el 85% del sufragio negro. El ANC también arrolló en las elecciones para los nueve Parlamentos provinciales, de los que gobernará siete. En la provincia de Transvaal del Norte batió todos los récords y obtuvo más del 90% de los votos.El anuncio oficial de los resultados vino como un anticlimax, tras una semana de espera, constantes denuncias sobre pucherazos y el reconocimiento ya el lunes de la victoria de Mandela. El juez Johann Kriegler, cabeza de la Comisión Electoral Independiente encargada de poner en marcha, desarrollar y cerrar el proceso electoral, dio a conocer el tan tardío escrutinio tras sentenciar que las elecciones habían sido "sustancialmente libres y limpias".

El Partido Nacional del presidente saliente Frederick W. De Klerk, quedó ratificado como la segunda fuerta política de Suráfrica, con el 20,4% del apoyo popular y 82 escaños en la Cámara Baja. El Partido de la Libertad Inkatha fracasó en su presunción de mostrarse como uno de ámbito nacional: con el 10,5% de los votos y 43 parlamentarios, se ha convertido en la tercera fuerza política del país, pero su fortaleza emana exclusivamente de la provincia de Kuazulu-Natal, la tierra de los zulúes. En el resto del país apenas consiguió arañar unos miles de sufragios.

Pequeños partidos

La Asamblea. Nacional estará completada con el afrikáner Frente de la Libertad (IFP, 2, 1 %, nueve escaños), que con algo más de 400.000 sufragios ha conseguido lo justo para seguir haciendo ondear la bandera del volkstaat (un territorio sólo para blancos); el fracasadísimo Partido Demócrata (1,7%, siete escaños), que era la voz de la conciencia antirracista blanca y el segundo partido en el Parlamento blanco disuelto el mes pasado; el radical Congreso Panafricanista (1,25%, cinco escaños), humillado por un electorado que no ha asumido como propia su sed de venganza y su racismo antiblanco, y el sorprendente Partido Demócrata Cristiano Africano (0,5%, dos escaños), de nueva planta y el único de los partidos pequeños, algunos puras farsas, que ha conseguido representación parlamentaria.El escrutinio confirmó la derrota del ANC en la provincia del Cabo Occidental y en la de Kuazulu-Natal, donde el IFP superó con unas décimas la mitad de los sufragios mientras que el grupo de Mandela apenas obtuvo uno de cada tres votos.

El primer presidente negro de Suráfrica, mientras, dio a conocer ayer la lista de los 16 ministros del ANC para el Gobierno de unidad nacional en el que otras 11 carteras estarán en manos de otros partidos. El refinado Thabo Mbeki será primer vicepresidente ejecutivo (que tendrá como contraparte a De Klerk) y un veterano prácticamente apartado de la política, Alfred Nzo, pasará a Exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 1994