Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarra sugiere que las facturas falsas de Banesto financiaron a un partido polítíco

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta de Extremadura, sugirió ayer que el escándalo de las facturas falsas de Banesto ha podido servir para financiar a un partido político adversario del PSOE. En una entrevista concedida ayer a la Cadena SER, Rodríguez Ibarra aseguró que le preocupaba que la corrupción sólo se combata en determinado sentido. Recordó que nadie ha investigado sobre las facturas pagadas por Banesto en relación con un supuesto informe sobre el impacto de la guerra del Golfo en el sector inmobiliario de Madrid, y que a nadie se le ha ocurrido preguntar dónde ha ido ese dinero.El presidente extremeño dijo que un comunicante anónimo le informó de que el dinero pagado por Banesto fue a una sucursal del Banco de Comercio en la madrileña calle de Blasco de Garay, y pidió a la prensa que investigue el destino de las cantidades, ya que su comunicante le aseguró que iba a un adversario del PSOE. El asunto de las facturas falsas de Banesto está siendo investigado" por el juez Miguel Moreiras, y, según las primeras impresiones, el volumen de esas facturas falsas podría ascender a 2.400 millones.

Los pagos realizados en la sucursal del Banco de Comercio se elevaron a 44,8 millones, depositados en la cuenta de la empresa Publitax, sin actividad desde 1989, y fueron cobrados después en 38 talones al portador de un millón cada uno. El resto fueron comisiones para los que gestionaron la operación, dos de los cuales han prestado declaración ante el juez y un tercero ha sido citado para el mes que viene. El supuesto informe sobre la incidencia de la guerra del golfo Pérsico en la construcción en Madrid no ha aparecido, y ninguno de los directivo de Banesto que intervinieron en los pagos ha admitido su encargo.

El pago por supuestos informes es uno de los sistemas utilizados por la empresa Filesa, que investiga el juez Marino Barbero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 1994