Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diplomático sancionado reconoce el daño causado

Álvaro Ozores, el diplomático español sancionado por su respuesta de "no estamos para buscar monjas en la selva" ante las peticiones de información de una religiosa, admitió ayer su error y el daño moral causado.En entrevistas concedidas a diversas emisoras radiofónicas, Ozores comentó: "La respuesta fue producto únicamente del estrés que llevaba arrastrando durante varios días, precisamente por la crisis desencadenada en Ruanda y de haber atendido muchísimas llamadas por varios teléfonos". "Cuando se está muy cansado", agregó, "se pueden escapar palabras que en ningún momento se piensan".

El diplomático sancionado por el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, añadió: "Fui consciente inmediatamente del daño moral que pude hacer y por eso con gran rapidez no sólo hablé por teléfono con la comunidad y con la hermana Dolores, sino que he ido a visitarlas a su convento. Quería conocerlas personalmente y que ellas me conocieran y decirles que todo había sido producto del estrés, pero que en mi ánimo no estaba el haberlas oféndido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1994