Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

La estética del humo

(...) Mark Twain declaró una vez: "Dejar de fumar es la cosa más sencilla del mundo. Yo lo sé bien porque lo he hecho millares de veces". El reciente libro del escritor inglés Richard Klein Los cigarrillos son sublimes analiza con mayor complejidad el problema de dejar de fumar, (...) y aunque no es una defensa del tabaco, sí es, sobre todo, un ataque contra las campañas antitabaquistas. (...) Si entre un tercio y la mitad de la población mundial sigue fumando, aunque se sepa que el fumar es nocivo para la salud, es porque debe de haber un motivo. Y para descubrirlo Klein. evalúa en su libro las cualidades estéticas, sociales, psicológicas del cigarrillo. (...)El inefable placer que obtenemos del desagradable humo de un cigarrillo es impagable, porque satisface esa mezcla de positivo y de negativo que es necesario para alcanzar lo sublime. (...) "Quien fuma, reza": así como el incienso establece una conexión entre el cielo y la tierra, de la misma forma el humo "abre un paréntesis en el tiempo de la experiencia ordinaria" (...) según el gran escritor y fumador Italo Svevo. Y aparte el elemento místico está el acto físico de satisfacción y apropiación, como sugería Pasolini en Una vida violenta. (...) El cigarrillo es un hecho estético importantísimo, porque, por poner un ejemplo, ¿existirían personajes cinematográficos si ninguno fumara? ¿Qué sentido tendría Humphrey Bogart sin el inseparable cigarrillo?

27 de marzo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 1994