Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde hace chovinismo en París

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, viajó ayer a París para promocionar la capital de España. Y lo hizo sin complejos, proclamando que Madrid es "más que París [lo cual es cierto en términos de extensión municipal estricta, pero disparatado en cualquier otro aspecto], y, desde luego, más que Barcelona, Valencia y Sevilla, todas juntas". Esa afirmación la hizo ante periodistas españoles, no ante el alcalde parisino, Jacques Chirac, con quien se entrevistó durante una hora.

Álvarez del Manzano intentó dar a conocer, durante un acto con representantes del mundo empresarial y del turismo francés, el nuevo complejo ferial y de negocios del Campo de las Naciones. El objetivo era atraer hacia Madrid visitantes y congresos.Como punto de partida, un dato: de cada cien franceses que viajan a España, sólo uno se acerca a la capital.

Frente a eso, el alcalde madrileño siguió la tradición del fundador del chovisnismo, Nicolas Chauvin -el soldado devoto de Napoleón-, y ensalzó sin tapujos las cualidades de su ciudad. Álvarez del Manzano subrayó en su discurso que Madrid es "la capital mundial de la pintura, por encima de grandes ciudades como París", gracias al triángulo museístico Prado -Thyssen -Reina Sofía; que hay excelentes hoteles; que se come muy bien, y que el clima era "casi perfecto".

Además, Álvarez del Manzano rechazó por completo que Madrid fuera, según señala un estudio británico, una de las ciudades más sucias de Europa.

"Al contrario, es, en general, de las más limpias", afirmó, "pero reconozco que eso no basta, y que hay que ser los primeros, los más limpios".

"Modestia capitalina"

El alcalde afirmó que ya está bien de andarse con rodeos al hablar de Madrid, y que hay que "desembarazarse de la natural modestia" capitalina: "Lo que pasa es que a Madrid no se la trata tan bien como los franceses tratan a París. Todos los franceses sienten orgullo de verse representados por París, y eso no pasa con la capital de España. En realidad, somos una víctima del centralismo. Y si yo no digo esto, no sé quién va a decirlo".El desahogo verbal de Álvarez del Manzano se produjo después de su reunión con el alcalde parisino, Jacques Chirac, ya en su decimoséptimo año de mandato y siempre a la espera de ganar la presidencia de la República.

El alcalde del PP hizo muchas preguntas al conservador Jacques Chirac (sobre seguridad ciudadana y drogas, y sobre la última ampliación subterránea del Louvre), pero las respuestas no resultaron siempre útiles: París no tiene competencias sobre seguridad y drogas, y las obras del Louvre las proyectó y pagó directamente el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994

Más información

  • Álvarez del Manzano se entrevistó con Chirac en la capital francesa